La respuesta del diseño ante el coronavirus

Más de 700 creadores de todo el mundo cuelgan en Instagram más de1.200 posters anti-covid. Las redes vehiculan una de las mayores muestras colectivas de la historia

El lema, «Desde las trincheras. Carteles para la lucha y el ánimo» —que se combina con «Un día menos, un diseño más»— es una declaración de intenciones para este tiempo de coronavirus. Una época que buscaba y ha encontrado la respuesta de grandes diseñadores internacionales, muchos de ellos veteranos y de renombre, pero también de cientos de noveles con un altísimo nivel.

Estos profesionales de la creación agrupados bajo el paraguas del diseño gráfico han realizado durante estos meses de confinamiento un trabajo de reinterpretación de la pandemia en formato póster y lo han instalado en un perfil de Instagram, creado por el Colegio Oficial del Diseño Gráfico y el Colegio Oficial del Diseño Gráfico de Cataluña en Barcelona. La riqueza y la variedad de los materiales enviados se puede disfrutar, en Instagram a partir de los hashtags: #desdelastrincheras, o #desdelestrinxeres.

Éxito de participación mundial

Se puede estimar que el número de visitas a la primera ubicación de la muestra de la iniciativa “Pósters para la lucha y el ánimo. Desde las Trincheras. Un día menos, un diseño más” fácilmente ha superado el medio millón. Y si se tiene en cuenta la media de seguidores que tienen los autores en redes, se puede prever que acabará impactando indirectamente en decenas de millones de personas.

Aunque la cifra más importante es que mucho más del 75% de los más destacados y referenciados autores especialistas en creación de pósters de hoy en día, han participado en esta muestra. «El impacto en el sector profesional a nivel mundial ha sido total, existimos y se nos ha visto. Las cifras de participación lo demuestran», comenta Jesús Del Hoyo, decano emérito del Col·legi de Disseny Gràfic y comisario de la exposición.

Según Del Hoyo: “tenemos una sobrada e incuestionable muestra de cantidad y calidad. En menos de tres meses, hemos recopilado unos 1.200 pósters, creados por unos 700 autores, que representan a más de 70 países”.

Éste añade que lo que enfoca el proyecto es “recoger una pieza emblemática de entre los productos del inmenso abanico de los que se desarrollan. Les pedimos a diseñadores de todo el mundo que los diseñen pósters para ayudar a la gente, animarles, luchar, educarles, compartir información, para generar una reflexión y, por supuesto, para provocar una sorpresa desde el impacto visual. Y si eso pasa hemos triunfado, entendiendo que en comunicación triunfo es sinónimo de comprensión».

Un enorme fondo que hay que compartir

Este proyecto lo impulsó el vocal responsable de la comunicación institucional del Col·legio, el diseñador Fernando Ellakuría —Red032—. El comisariado de la muestra además cuenta con Jesús Del Hoyo  —decano emérito del Col·legi y profesor titular de proyectos de diseño gráfico de la Universidad de Barcelona—, y con la codirección de Francesc Morera. También cuenta con la participación activa de Leonardo Mora, Tin Fonts y José Mª García en trabajos logísticos. 

El Diseño Gráfico y el Colegio Oficial del Diseño Gráfico de Cataluña y —organizador del evento— se han convertido en referencia mundial de las acciones gráfico-comunicativo-visuales desarrolladas en el contexto de la pandemia mundial del Covid-19. Con sus respuestas más creativas han cimentado el concepto de la excelencia en el diseño gráfico a nivel internacional.

El resultado de la participación ha sido un éxito absoluto en calidad y volumen. Ahora se trata de que la iniciativa no se quede parada en el ámbito online, donde forma parte de una galería virtual vinculada a la web del Colegio, wwwdissenygrafic.org. Los organizadores están trabajando para encontrar un centro de exposiciones idóneo para poder organizar una gran muestra. Además, existe la intención de pasar a papel y poner los pósters a la venta, bajo demanda, para destinar lo recaudado a combatir la Covid-19.

El por qué de una muestra como ésta

«El póster funciona, porque seduce e informa. Es el binomio que ha ayudado a todas las sociedades desde que tuvimos conciencia en el paleolítico de la capacidad de transmitir mensajes con recursos visuales”. También queda demostrado con la exposición que la imagen es un lenguaje universal —en un mundo muy intercomunicado— «que nos permite entender perfectamente, sin necesidad de palabras, lo que nos muestra un artista desde la otra punta del planeta”, añade Del Hoyo.

Cientos de activistas del diseño gráfico

Entre los cientos de participantes figuran los carteles de nuestros creativos Fernando Ellakuría, Rodolfo Fernández, Juan Antonio Buenadicha, Manuel Taure, Julio Andreu, Gabriel Martinez, Alvaro Bautista o Georgina Coma. Y en los pósters internacionales están: Félix Beltrán —el prestigioso diseñador cubano que creó el icónico cartel del Che—, Santiago Pol (Venezuela), Hitoshi Miura (Japón), Dmitry Mirilenko, David Avakyan o Faldin Family (Rusia).

También Andrey Shelyutto (Italia), Lyuba Tomova (Bulgaria) Xu Wei y Li Xu (China), Keith Kitz (EE.UU.), Damian Klaczkiewiecz (Polonia) y Sebastián Guerrini (Argentina). Victor Kovalenko (Rusia), Meysan Hame Ei (Iran), Martin Lorenz (Alemania), Diego Haristoy (Chile) y Jorge González Morales (México). Tiago Navarro (Portugal), Ladislav Cvetkovski (Macedonia), István Horkay (Hungría) y Kye soo Myung (Corea del Sur). Ahmad Tarmizi Azizan (Malasia), Anna Black (Ucrania), Christopher Scott (Ecuador), Noor Udim Ung (Indonesia) y Alejandro Ribera-Plata (Colombia).

Misión cumplida: la comunicación visual ha sido activa

El paradigma del diseño gráfico ha cambiado y aún no se suele entender su función ni su proyección en la sociedad, en pleno siglo XXI. En este contexto nació este proyecto, ante la necesidad de demostrar que el diseño de la comunicación visual puede y debe ser activos en ésta o en cualquier otra circunstancia.

El diseño gráfico, en la disciplina de la comunicación visual, no es una actividad pasiva —como deja claro esta muestra en Instagram—. Y, en ese sentido, se hace muy difícil también catalogar por categorías, tipologías o temáticas los cartelistas. La heterogeneidad, tanto en los contenidos visuales y tipográficos como en las estilísticas, lo impide.

Por otro lado, se superpone una cantidad ingente de matices e ideas que complica una somera catalogación que no sea la global, que responde a la llamada del CODGC para conseguir la creatividad positiva desde el confinamiento, con la fuerza y el late motiv de la triple consigna: “Desde las trincheras. Carteles para la lucha y el ánimo. Un día menos, un diseño más”.

a.
Ahora en portada