En forma de cruz y flotando en el Hudson: así es la piscina más increíble de Nueva York

La PlusPool flotará frente a Nueva York y filtrará dos millones de litros de agua del río Hudson cada día

Lleva diez años en boca de los neoyorkinos. De hecho, las noticias sobre una espectacular piscina en forma de cruz flotando sobre el río Hudson han aparecido regularmente en los medios desde 2011. Ahora el proyecto está mucho más cerca de convertirse en realidad: por fin tiene confirmación oficial para su instalación.

El lugar donde finalmente se ubicará esta atracción, que se nutrirá de agua filtrada del propio río Hudson y que costará 25 millones de dólares, es el paseo marítimo del Lower East Side, justo al norte del Puente de Manhattan.

Lleva diez años en boca de los neoyorkinos. De hecho, las noticias sobre una espectacular piscina en forma de cruz flotando sobre el río Hudson han aparecido regularmente en los medios desde 2011. Ahora el proyecto está mucho más cerca de convertirse en realidad: por fin tiene confirmación oficial para su instalación.
PlusPool. Imagen: Luxigon.

Nadar en el Hudson

Aunque hoy en día impensable, hace un tiempo no era extraño nadar en el Hudson. De hecho, era una práctica habitual para refrescarse entre los habitantes de Nueva York en el siglo XIX, que se acercaban a alguno de los ‘baños flotantes’, generalmente en forma de barcazas sin fondo, para darse un chapuzón.

En 1890, había 15 de estos baños en los ríos Hudson y East, que además eran gratuitos, y en 1910 más de 1,8 millones de personas nadaban en ellos cada año.

PlusPool está diseñado para limpiar el mismo río en el que flota filtrando cada día, sin químicos ni aditivos, más de 2 millones de litros de agua

Sin embargo, a medida que aumentaba el tráfico de barcos y el río se contaminaba, aventurarse en el Hudson se convirtió en una actividad de riesgo. A la vez comenzaron a construirse complejos de piscinas y los baños en el río quedaron como cosa del pasado.

Lleva diez años en boca de los neoyorkinos. De hecho, las noticias sobre una espectacular piscina en forma de cruz flotando sobre el río Hudson han aparecido regularmente en los medios desde 2011. Ahora el proyecto está mucho más cerca de convertirse en realidad: por fin tiene confirmación oficial para su instalación.

La idea, sin embargo, no estaba condenada a desaparecer. En 2007 se inauguró una nueva piscina flotante, bautizada como Floating Pool Lady, de nuevo en una barcaza –ahora de nueva generación y con el tamaño de la mitad de una piscina olímpica- instalada en Brooklyn Bridge Park, que logró atraer a 50.000 nadadores solo en su primer verano y que después se trasladaría al Bronx, renombrada como Barretto Park Pool.

Pero este nuevo modelo renunciaba a uno de los elementos originales de las piscinas sobre pontones: el agua del propio Hudson. Eso, al menos, echaron en falta los diseñadores Archie Lee Coates y Jeff Frankliny, de la firma PlayLab, y su amigo, el arquitecto Dong-Ping Wong. En 2010 comenzaron a fantasear con nadar en el río. Junto a Oana Stanescu se propusieron diseñar una fórmula para hacerlo posible.

Pensaron en 4 piscinas para distintos públicos que, además, unidas, conforman un símbolo + gigante, de ahí su denominación: PlusPool o +Plus. Tenían nombre y tenían un diseño distintivo pero, como contaron a NewYorkMag, seguían teniendo el problema de la contaminación del agua repleta, entre otros, de excrementos humanos, filtrados desde el sistema de alcantarillado.

Lleva diez años en boca de los neoyorkinos. De hecho, las noticias sobre una espectacular piscina en forma de cruz flotando sobre el río Hudson han aparecido regularmente en los medios desde 2011. Ahora el proyecto está mucho más cerca de convertirse en realidad: por fin tiene confirmación oficial para su instalación.

Un filtro Brita gigante

Entonces se les ocurrió limpiar el agua con un filtro Brita -sí, el de las jarras domésticas- gigante. Con su idea estrafalaria y su capacidad para articular una buena historia lograron atraer el interés de muchas personas, entre ellas Rachel Sterne, colaboradora de la administración del alcalde Michael R. Bloomberg, que les ayudó a moverse entre la burocracia de la ciudad, y la firma de ingeniería Arup, que valoró sistemas de filtrado de agua.

Montaron una organización sin ánimo de lucro, recaudaron dinero a través de la plataforma de crowdfunding Kickstarter y en 2014 realizaron una prueba en el East River con Float Lab, una «versión mini, temporal y flotante de laboratorio de ciencias del sistema de filtración de Plus Pool”. Se determinó que la piscina filtraría, sin químicos ni aditivos, más de dos millones de litros de agua al día, lo cual servirá para ayudar al limpiar el río.

Vinieron los premios al diseño y el concepto, ciudades de todo el mundo se interesaron por el sistema y, en 2019 se estaba por fin tramitando administrativamente. En 2020, como tantas cosas, el proyecto se paralizó.

Hasta ahora. Según informó a Curbed la directora de PlusPool, Kara Meyer, han recibido una “confirmación oficial” para iniciar los procedimientos de la instalación de la piscina flotante en el East River, justo al norte del puente de Manhattan en el Lower East Side.

Lleva diez años en boca de los neoyorkinos. De hecho, las noticias sobre una espectacular piscina en forma de cruz flotando sobre el río Hudson han aparecido regularmente en los medios desde 2011. Ahora el proyecto está mucho más cerca de convertirse en realidad: por fin tiene confirmación oficial para su instalación.

¿Qué es lo próximo? Según confirman en Instagram, “Ahora trabajaremos con la Corporación de Desarrollo Económico de la Ciudad de Nueva York (NYCEDC) en los próximos pasos”.

Los obstáculos a continuación tienen que ver con la regulación, tanto referente a la construcción en el río -anclaje de la piscina al lecho del río, pasarelas y pabellón de entrada- como de los sistemas de filtración del agua, que deben garantizar el cumplimiento de estándares de calidad en materia de contaminación.

a.
Ahora en portada