A solas con La Gioconda: la visita más exclusiva del Louvre, a subasta

El Museo del Louvre subasta una experiencia única: asistir a la revisión anual de La Gioconda para contemplar la obra de Da Vinci como nunca (y como nadie)

Intimidad y La Gioconda son términos que difícilmente pueden ir juntos en la misma frase. En circunstancias normales, se estima que hasta 30.000 personas al día (más de 10 millones al año) pasan por delante de la obra maestra de Leonardo Da Vinci, que además está protegida por estrictas medidas de seguridad, incluido un cristal a prueba de balas. Pero ahora hay una posibilidad para verla sin visitantes.

Sin colas, sin teléfonos móviles que se interponen entre la Mona Lisa y tú y sin el frecuente “One selfie and go” que regalan apremiantes los vigilantes de turno. Es más, asistiendo al excepcional momento en que el cuadro se descuelga de su privilegiado espacio en La Salle des États del Louvre y es sometido a su revisión anual. No es que los afortunados en disfrutar de esta experiencia vayan a ser pocos, es que será solo uno, concretamente el mejor postor en una subasta de Christie’s.

La Mona Lisa en exclusiva

Según detalla la conocida casa de subastas, este encuentro especial con la enigmática mujer que no llega nunca a sonreir es solo uno de los 24 lotes que se pueden conseguir en la denominada Puja por el Louvre, y que incluyen también un paseo junto al director de la pinacoteca, Jean-Luc Martinez, un recorrido nocturno con antorchas por el museoy otro por su tejados, y un concierto privado en el Salón de las Cariátides.

Ilustración: Héloïse Becker | Christie's.
Ilustración: Héloïse Becker | Christie’s.

La puja, en línea, comienza en 10.000 euros, aunque se espera recaudar hasta 30.000: quedan 11 horas y 23 minutos para hacerse con esta experiencia única en la vida. Junto a los conservadores del museo, se asistirá al momento único en que la obra, un óleo pintado sobre una finísima tabla, de 77 por 53 cm, pintada alrededor de 1503 por Da Vinci, se saca de la vitrina y es examinada meticulosamente para constatar su estado. Un momento excepcional donde, quizás sí, los ojos se encuentren con la mirada de la Mona Lisa. Nunca en la vida podrá verse desde tan cerca.

Después, y acompañado del director del museo, se realizará una vista privada para conocer las obras maestras italianas de la Gran Galería, entre ellas pinturas de Rafael, Caravaggio o Veronese, además de Leornardo.

Los ingresos obtenidos se utilizarán para financiar proyectos que tienen como objetivo que el Louvre sea accesible para todos, explican desde Christie’s, organizadora de la subasta junto al hotel Drouot, lo que incluye el futuro Estudio del Museo del Louvre, un nuevo espacio de más de 1.000 m2 dedicado a la educación artística y cultural cuya inauguración está prevista en otoño de 2021. Vuitton, por su parte, ha cedido uno de sus codiciados baúles repleto de fragancias personalizadas

También se subastará un paseo por los tejados del Louvre. Ilustración: Héloïse Becker Christie's
También se subastará un paseo por los tejados del Louvre. Ilustración: Héloïse Becker | Christie’s.

Más propuestas exclusivas

Otras marcas de lujo como Cartier, Dior, Off-White, Vacheron Constantin o Louis Vuitton también se han sumado a la iniciativa para ofrecer experiencias y productos únicos para esta subasta. Así, Cartier ha donado una de sus pulseras Panthère con diamantes y esmeraldas y su comprador recibirá además una visita a los talleres de la firma en París. Por su parte, Vuitton subastará uno de sus codiciados baúles con una fragancia personalizada.

El Ritz y Moet Hennessy también cederán experiencias gourmet. Además, diferentes artistas de todo el mundo han cedido obras para la subasta, entre ellos Johan Creten, Candida Hofer y Eva Jospin.

a.
Ahora en portada