¿Y si pudieras tomar prestadas obras de arte como en una biblioteca?

La iniciativa Artoteka sigue el mismo principio que una biblioteca: un sistema de préstamo de obras para democratizar el mundo del arte

Aunque hay muchas formas de iniciarse en el coleccionismo, y algunas con opciones asequibles para todos, como la que impulsa el Madrid el colectivo We Collect, lo cierto es que la compra de obras de arte sigue siendo un terreno en su inmensa mayoría reservado a grandes fortunas, inversores y organismos públicos. Pero ¿y si en lugar de comprar un cuadro pudieras llevártelo prestado?

Como en una biblioteca, una original iniciativa de varias organizaciones artísticas de Bilbao ha dado forma al proyecto Artoteka, el primer centro que presta obras de arte contemporáneo para llevarse a casa o al trabajo. Así de simple.

Obras originales

Promover el acceso a la cultura, democratizar el disfrute del arte contemporáneo y buscar de nuevas maneras de construir pensamiento crítico de manera colaborativa a través del arte son los objetivos de este original proyecto que toma como punto de partida el valor del arte en el tejido social y como motor de transformación de la sociedad.

Artoteka se estrena con un catálogo de obras que diez artistas vizcaínos han creado expresamente para la iniciativa

Con un funcionamiento similar al de una biblioteca pública que en lugar de libros custodia obras de arte, Artoteka cede las piezas, siempre originales, por periodos de tiempo determinados, en los que lucirán en casas, centros de trabajo o instituciones.

La idea, totalmente novedosa en España, recoge el testigo de un modelo ya aplicado en otros países como Francia, Alemania o México que busca acercar el arte a la vida cotidiana y a diferentes públicos.

Como en una biblioteca, una original iniciativa de varias organizaciones artísticas de Bilbao ha dado forma al proyecto Artoteka, el primer centro que presta obras de arte contemporáneo para llevarse a casa o al trabajo. Así de simple.
Obras de Helena Goñi. Foto: Artoteka.

De este modo, el proceso es tan sencillo como seleccionar una o varias de las obras del catálogo para cogerlas en préstamo por periodos mínimos de tres meses y con la mediación del equipo de Artoteka, que se encarga también de supervisar el proceso de transporte y montaje de las obras en el destino escogido.

Contacto entre artistas y usuarios

Como decíamos, Artoteka ejerce de mediador, lo que significa es que se favorece la interlocución entre artistas y usuarios, que activan y acuerdan el préstamo en función del espacio y las necesidades. De esta manera, además, se crean espacios de encuentro entre artistas y comunidades para reflexionar de forma colectiva en torno a las obras y a sus significados.

La puesta en marcha del proyecto, que arranca con un catálogo de obras creadas por 10 artistas vizcaínos expresamente para esta iniciativa, coincide con una exposición en la Mediateka BBK de Azkuna Zentroa-Alhóndiga Bilbao del 23 de enero al 11 de abril que incluirá obras de diversas disciplians, como dibujo, fotografía, pintura, escultura o video.

Basado en el proyecto europeo de investigación y acción en torno a las prácticas artísticas contemporáneas Reshape (2019-2021, Artoteka está impulsado por varias instituciones culturales entre las que se cuentan SareanKarraskan y Wikitoki y coordinado por Laura Díez, Iranzu Guijarro y Marina Urrutikoetxea.

a.
Ahora en portada