Una sauna en el museo: cuando el arte se confunde con el relax

El colectivo TeamLab combina el placer del sauna con una psicodélica presentación de arte digital entre luces y sonidos relajantes

Dicen que contemplar arte relaja. Es cierto. ¿Pero qué pasaría si el bienestar del cuerpo y la mente fuera obras de arte en sí mismas?

Eso es lo que se plantea el colectivo de arte digital TeamLab, reconocido por sus puestas en escenas de luces, proyecciones y sonidos que sumergen al visitante en un mundo onírico y surrealista.

Reconectar por medio del arte

Su nueva exposición, llamada Reconnect, invita a reencontrarse con uno mismo a través de la relajación desplegada en seis obras de arte digital.

La muestra, que se puede ver desde el 22 de marzo hasta el 31 de agosto, “no es una sauna ni una exposición de arte. Es una sauna dentro de un museo” precisan los creadores de TeamLab.

Dicen que contemplar arte relaja. Es cierto. ¿Pero qué pasaría si el bienestar del cuerpo y la mente fuera obras de arte en sí mismas?
Es una sauna en un museo. Foto TeamLab

Aromas, sonidos y luces

Esta puesta en escena, que se realiza en Tokio, comprende siete habitáculos que combinan temperatura, humedad y aromas naturales de diversa índole, desde enebro, pino o abedul hasta té verde tostado.

“Esto no es una sauna ni una exposición de arte. Es una sauna dentro de un museo” TeamLab

En ellos se escuchan sonidos del viento o el mar, y que buscan satisfacer a principiantes y veteranos de estos baños de vapor con beneficios para la salud demostrados.

Dicen que contemplar arte relaja. Es cierto. ¿Pero qué pasaría si el bienestar del cuerpo y la mente fuera obras de arte en sí mismas?
El ciclo de la vida y la muerte en formato digital. Foto TeamLab

Entre duchas y arte

La idea es que los visitantes hagan un circuito de sauna, duchas frías y contemplación de obras de arte, y que lo repitan en varias oportunidades con las diversas presentaciones.

Este círculo de vapor, agua y arte agudiza los sentidos desatan una respuesta tanto del sistema nervioso parasimpático como del simpático, de modo que los participantes estén relajado “pero al mismo tiempo algo despiertos” para admirar las obra desde otra perspectiva, explican desde este colectivo de artistas.

Dicen que contemplar arte relaja. Es cierto. ¿Pero qué pasaría si el bienestar del cuerpo y la mente fuera obras de arte en sí mismas?
El circuito de la sauna conecta el relax con el arte. Foto TeamLab

Volver a relacionarnos

Cada sauna se identifica con un color, y la presencia de una nueva persona es detectada por las lámparas que cambian de color y advierten de la llegada de un visitante.

El objetivo de este detalle es fomentar la conectividad tras un año marcado por el aislamiento y la distancia social, precisó a Efe Takashi Kudo, uno de los miembros de TeamLab.

Dicen que contemplar arte relaja. Es cierto. ¿Pero qué pasaría si el bienestar del cuerpo y la mente fuera obras de arte en sí mismas?
Las lámparas de colores marcan el recorrido. Foto TeamLab

Las obras más impactantes

Entre las obras se encuentran Levitación, donde una gran esfera roja desafía a la gravedad gracias a un control óptimo de las corrientes de aire.

Otra es Proliferando inmensa vida bajo la lluvia, en que un panel digital despliega el ciclo de vida y muerte en la naturaleza.

Este circuito de vapor, agua y arte agudiza los sentidos desatan una respuesta tanto del sistema nervioso parasimpático como del simpático

Para ello cuando el espectador se sienta, su presencia es captada por un sensor que desencadena una proyección generada por un programa en tiempo real, flores floreciendo y marchitando

Dicen que contemplar arte relaja. Es cierto. ¿Pero qué pasaría si el bienestar del cuerpo y la mente fuera obras de arte en sí mismas?
La obra ‘Levitación’, desafiando la ley de la gravedad. Foto TeamLab

En tanto en Luz solidificada efímera un fascinante luego lumínico parece convertirse en un objeto sólido, al punto que permite que el visitante entre en su interior.

a.
Ahora en portada