Un centro cultural inspirado en los pájaros en vuelo, nuevo hito arquitectónico de China

El estudio Zaha Hadid firma un nuevo y futurista proyecto arquitectónico en el primer barrio ecológico de Zhuhai, al sur de China

En el centro de un lago, con sus grandes alas desplegadas sobre una plaza central, el nuevo Centro de Arte Cívico de Jinwan, en la ciudad china de Zhuhai, parece un ave lista para echar a volar.

Su diseño no es lo único innovador en este espacio que firma el estudio Zaha Hadid y que, como otras de sus obras en China, representan la punta de lanza de la arquitectura más vanguardista del país y del mundo.

Un polo de creatividad

Ubicado en una de las regiones más dinámicas del mundo -la ciudad de Zhuhai está en la provincia de Guangdong, próxima a la frontera con Macao, y es una zona económica especial- el complejo formará parte, además, del nuevo barrio ecológico de la ciudad, conocido como Nueva Ciudad Ecológica Occidental del distrito de Jinwan y está concebido como un ‘centro de creatividad contemporánea’, según el estudio.

Centro de Arte Cívico de Zhuhai, por Zaha Hadid. Imagen: Mindmud.

En cada una de sus cuatro alas albergará una institución cultural: un teatro con 1.200 asientos, un salón multifuncional con capacidad para 500 personas, un centro de ciencias y un museo de arte.

Como las aves migratorias

Dispuestos simétricamente, los dos espacios más grandes y los dos más pequeños estarán conectados por una plaza central que sirve como vestíbulo compartido para todos ellos. Compartirán, además, una cubierta cuya estructura se extiende 170 metros de este a oeste y 270 metros de norte a sur.

Con paredes acristaladas y una sensación de ligereza que proporcionan sus materiales, más claros en los museos de ciencias y arte y más oscuros en los otros dos equipamientos, la cubierta será sin embargo el rasgo más distintivo del complejo, con una estructura plegada que imita los patrones de vuelo de las aves migratorias que atraviesan esta parte de China.

Compuesta por paneles triangulares prefabricados hechos de acero perforado que se configuran mediante la repetición, la simetría y la variación de escala, las diferentes composiciones de la cubierta se configuran en función de los requisitos funcionales de cada edificio.

Centro de Arte Cívico de Jinwan. Imagen: Mindmud.

Todas ellas, sin embargo, se basan en los mismos módulos que permiten optimizar la prefabricación y el montaje previo antes de la instalación en el edificio, mientras las perforaciones en los paneles permitirán el paso de la luz natural.

En cada una de las alas, el tejado plegado contará con salientes que facilitarán el autosombreado para un mejor control de la temperatura interior.

En el centro, una estructura de cubierta diferente unirá las diferentes alas, mientras un sistema de puentes sobre el lago circundante permitirá el acceso al edificio.

El centro de arte se completará con un espacio abierto y transitable en la azotea, así como con un anfiteatro al aire libre situado al oeste del edificio y dedicado a actuaciones y otras actividades.

La cubierta se basa en patrones de las aves migratorias. Imagen: Slashcube.

Una ‘ciudad esponja’

El lago que rodea el centro cultural se concibe como parte de su paisaje, que se ha desarrollado para adaptarlo a la iniciativa de ‘ciudad esponja’ que abandera Zhuhai, un concepto que ya se aplica a otras áreas urbanas de China y que busca gestionar y aprovechar de una forma más eficiente el agua procedente de la lluvia, pero también mitigar los efectos del crecimiento y la urbanización en los ecosistemas naturales, resolver problemas relacionados con situaciones de escasez y hacer frente a fenómenos meteorológicos extremos como los temporales y las inundaciones.

En el caso de Zhuhai, el objetivo pasa por captar, almacenar y reutilizar, al menos, el 70% del agua de lluvia, utilizando para ello flora y fauna acuática en el lago para filtrar naturalmente los contaminantes.

El proyecto se suma a otros en ejecución del Estudio Zaha Hadid en China. Imagen: Mindmud.

También contará, entre otros sistemas, con sensores de humedad instalados en el suelo y en el sistema de riego de las zonas ajardinadas para reducir el consumo de agua.

Todo el edificio, además, estará recubierto con un doble aislamiento que permitirá optimizar el rendimiento térmico mientras que el consumo de energía será constantemente monitorizado y minimizado a través de un sistema de ‘control inteligente’ que se ajustará automáticamente a las condiciones externas e internas.

Fundado por la arquitecta Zaha Hadid, fallecida en 2016, el estudio homónimo está actualmente dirigido por Patrik Schumacher. Entre sus obras en construcción destacan proyectos que van desde rascacielos en Shenzhen a estadios y centros culturales que parecen de ciencia-ficción.

Centro Cívico de Arte del Estudio Zaha Hadid en Zhuhai. Imagen: Methanoia.

a.
Ahora en portada