La nueva torre que domina los cielos de Estambul

La nueva torre de radio y TV se levanta a 369 metros en una colina de la mayor ciudad de Turquía, donde desde su mirador se despliegan vistas en 360 grados de los sectores de Asia y Europa

Tras la inauguración del faraónico aeropuerto de Estambul, las autoridades de la mayor ciudad de Turquía no se iban a quedar de brazos cruzados.

La apertura de la nueva torre de telecomunicaciones, en una colina del barrio de Üsküdar, aporta un notable hito de arquitectura a su patrimonio.

Tras la inauguración del faraónico aeropuerto de Estambul, las autoridades de la mayor ciudad de Turquía no se iban a quedar de brazos cruzados.
La torre se convertirá en un símbolo de Estambul. Foto Naaro-Melike Altinisik Architects

La torre más alta de Estambul

La torre, diseñada por el estudio Melike Altinisik Architects, se eleva a 369 metros de altura, pero que si se suma la orografía del terreno, llega a los 589 metros sobre el nivel del mar.

La torre mide 369 metros, pero al estar en una colina, se eleva hasta los 589 metros sobre el nivel del mar

La nueva estructura, construida en acero con un corazón de hormigón, espera abrir sus puertas a mediados de año para convertirse en el nuevo punto turístico de Estambul: sus promotores calculan que recibirán 4,5 millones de personas al año.

Todas las antenas en una torre

La torre aglutinará las tareas de transmisión de 125 antenas de radio y televisión, pero también ofrecerá un mirador único sobre la extensa metrópolis turca.

Su cúpula, diseñada con bloques que giran en una elegante simetría, aloja un restaurante de dos pisos y un mirador, que despliega vistas en 360 grados del Cuerno de Oro, el sector asiático de la ciudad y hasta las costas del Mar Negro y el Mar de Mármara.

Los cálculos de la resistencia del viento sirvieron para diseñar la estructura. Foto Naaro-Melike Altinisik Architects
Los cálculos de la resistencia del viento sirvieron para diseñar la estructura. Foto Naaro-Melike Altinisik Architects

En la estructura también habrá un foyer de acceso público, un espacio para exposiciones culturales y un área multimedia.

A ambos lados de la columna que sostiene a la gigantesca cúpula transitan dos ascensores panorámicos, que ascenderán a toda velocidad los 180 metros que separan la parte superior del suelo de la colina de Küçük Çamlıca Korusu.

La torre se encuentra en una colina del barrio de Üsküdar. Foto Naaro-Melike Altinisik Architects
La torre se encuentra en una colina del barrio de Üsküdar. Foto Naaro-Melike Altinisik Architects

Moldeada por el viento

Las mismas pruebas de viento que se realizaron para confirmar la estabilidad general de la estructura también sirvieron para diseñar la fachada, y optimizar cómo actuaría la carga envolvente del edificio sobre el núcleo de hormigón.

La estructura superior se diseñó según los cálculos de resistencia de las pruebas de viento

La innovadora forma estética de la torre, que “combina la elegancia y la belleza con la matemática y la geometría”, cambia a medida que el observador se desplaza de lugar, y su silueta también modifica su forma según el momento en que es reflejada por el sol.

Las formas dinámicas se reflejan en el interior. Foto Naaro-Melike Altinisik Architects
Las formas dinámicas se reflejan en el interior. Foto Naaro-Melike Altinisik Architects

Arquitectura orgánica

Su concepción requirió técnicas avanzadas de ingeniería tanto en su diseño arquitectónico como en la metodología constructiva, precisan en el estudio Melike Altinisik Architects.

El interior de la cúpula repite los patrones dinámicos de la fachada, donde una serie de capas onduladas crea un sentido de movimiento y ritmo a la estructura como un buen ejemplo de arquitectura orgánica, un estilo que es poco común en Estambul.

a.
Ahora en portada