Génova recupera su puente en tiempo récord

Renzo Piano diseña el nuevo puente de Génova, que se levanta sobre la estructura que se derrumbó hace dos años

Génova demuestra que hay dos maneras de hacer las cosas: a la italiana o a la genovesa. La construcción del nuevo puente San Giorgio, que se realizó en solo dos años, recupera una vía de comunicación vital para esta ciudad del norte del país.

Pero la celebración por tener la obra terminada en un tiempo récord está empañada por el dolor de las víctimas.

El derrumbe

El antiguo puente Morandi se derrumbó el 14 de agosto de 2018 en medio de una fuerte tormenta, lo que puso en la lupa el estado de las obras viales en toda Italia.

En el suceso murieron 43 personas, hubo cientos de heridos y 600 personas que vivían debajo del viaducto tuvieron que abandonar sus casas para dar paso a la nueva infraestructura.

Por ello mismo en la inauguración de este lunes no participarán los familiares de las víctimas ni los residentes que tuvieron que ser desplazados. Además la ceremonia tendrá un carácter solemne y discreto en respeto a los fallecidos.

Las obras del puente San Giorgio se realizaron a un ritmo febril, sin pausas. Foto: EFE
Las obras se realizaron a un ritmo febril, sin pausas. Foto: EFE

Trabajo de 24 horas

Renzo Piano fue encargado de diseñar el nuevo puente, y sus planos se convirtieron en realidad gracias a un ritmo de trabajo febril, que solo tuvo pausa en los días de Navidad y que ni la crisis del coronavirus disminuyó la cadena de montaje.

El proyecto del puente San Giorgio es un respaldo a la larga carrera de Renzo Piano, célebre arquitecto de origen genovés

Desde que terminaron los trabajos de demolición y limpieza el 15 de abril se puso en marcha la maquinaria para reconstruir la estructura, que trabajó día y noche.

El nuevo puente

El proyecto de Piano consiste en un viaducto de 1.067 metros de largo, sostenido por 18 columnas, equipado con paneles solares para dotar la iluminación y con sensores que controlan el volumen de tráfico.

Para la construcción se utilizaron 17.400 toneladas de acero y se montaron 19 ascensores, entre ellos tres módulos especiales para levantar y colocar tramos de 100 metros de largo a 40 metros de altura.

Al momento de probar la resistencia, hace pocos días, 50 camiones que totalizaban 2.500 toneladas circularon por la nueva vía.

Prueba de resistencia del puente San Giorgio. Fuente: Reuters

El diseño de Piano

Las prisas por terminarlo no solo buscaron cerrar una herida en la sociedad genovesa sino también recuperar las comunicaciones de la ciudad, que registraba una pérdida de seis a diez millones de euros diarios por la quiebra de esta columna viaria.

La construcción también es un respaldo a la carrera de Renzo Piano, arquitecto de origen genovés, que coloca a este puente en el largo listado de obras célebres.

Entre ellas se encuentra el Centro Botín de Arte y Cultura de Santander; el rascacielos The Shard, el más alto de Londres; las puertas de entrada a la capital de Malta, La Valeta; la sede de New York Times; el Auditorio de la Música en Roma y el edificio que catapultó su carrera: el Centro Cultural George Pompidou de París, construido en 1977.

a.
Ahora en portada