Portugal presume del puente colgante más largo del mundo

El puente 516 Arouca, como sintetiza su nombre, atraviesa por más de 500 metros un precipicio sobre el río Paiva, en el norte de Portugal

Estas obras de ingeniería, de delgados puentes que atraviesan precipicios y que parecen estar flotando en el aire, las solemos encontrar en remotos valles de China.

Pero no habrá que ir muy lejos para ver una obra similar, porque este otoño en la región de Arouca, en el norte de Portugal, un puente de más de 500 metros atravesará el río Paiva, y se convertirá en el más largo del mundo.

La villa de Arouca está a 60 km de Oporto. Allí se encuentra un geoparque de gran belleza natural, donde se encuentran parajes como las pasarelas de Paiva, los saltos de Aguieiras, el puente de Alvarenga, y los bonitos pueblos de Espiunca, Canelas y Alvarenga.

El puente se extiende por 516 metros. Foto: IteCons
El puente se extiende por 516 metros. Foto: IteCons

Como un delgado hilo de araña

El proyecto del puente se remonta a varios años atrás. Los trabajos iban a empezar en el 2017, pero una serie de problemas geológicos retrasaron la puesta en marcha.

De punta a punta el puente tendrá 516 metros de largo, pero el ancho de la pasarela será de solo 1,20 metros

La compañía IteCons es responsable de montar la estructura, que vista desde el aire parece como un hilo de telaraña uniendo dos precipicios rocosos.

Cifras de vértigo

Las cifras son tan vertiginosas como la obra: la construcción se eleva a 175 metros sobre el lecho del río Paiva, y de punta a punta se extiende por 516 metros, de ahí el origen de su nombre.

El puente será atravesado por toda clase de personas: “desde amantes de la ingeniería a observadores de la naturaleza, así como aventureros que disfrutan de experiencias extremas”, precisaron fuentes del municipio de Arouca.

La estructura está diseñada para resistir a los vientos. Foto: IteCons
La estructura está diseñada para resistir a los vientos. Foto: IteCons

Para espíritus valientes

Precisamente hay que tener una dosis de coraje aventurero para cruzarlo, porque si bien cada módulo es de cuatro metros de ancho, la plataforma peatonal solo mide 1,20 metros de ancho.

Para su construcción se usaron materiales como una rejilla metálica abierta para la plataforma, además de mallas rígidas y cables de acero para las barandillas.

Por las mallas metálicas el puente parece flotar. Foto: IteCons
Por las mallas metálicas el puente parece flotar. Foto: IteCons

Un diseño resistente

Este diseño parece frágil, pero su estructura es sumamente resistente, concebida para resistir los embates de las corrientes del viento.

Con esta nueva infraestructura, Portugal supera a Suiza en poseer el puente peatonal más largo del planeta, marca que hasta ahora corresponde al puente Charles Kuonen, de 494 metros, levantado entre los Alpes de sur del país helvético.

a.
Ahora en portada