Por qué Barcelona será la Capital Mundial de la Arquitectura

Descubrimos algunos de sus edificios más emblemáticos que justifican que Barcelona haya sido elegida como Capital Mundial de la Arquitectura para 2026

Y Barcelona ganó a Pekín. La capital catalana se impuso sobre la metrópolis china, dueña de un catálogo de edificios futuristas, para acoger al Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos. Será en 2026, año en que validará su título de Capital Mundial de la Arquitectura.

Diversidad de estilos en Barcelona

Y Barcelona ganó a Pekín. La capital catalana se impuso sobre la metrópolis china, dueña de un catálogo de edificios futuristas, para acoger al Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos. Será en 2026, año en que validará su título de Capital Mundial de la Arquitectura.

“Barcelona es reconocida en todo el mundo por su arquitectura. Es una ciudad diversa, cosmopolita, moderna, integradora de ideas y culturas” indicaron en el ayuntamiento cuando se supo el resultado de la votación realizada en Río de Janeiro.

“Barcelona es reconocida en todo el mundo por su arquitectura”, indican en el ayuntamiento de la ciudad

Ya la ciudad había sido sede de un congreso de UIA hace 30 años. Ahora, el lema del evento será “Un presente, un mañana”, donde se tomará a Barcelona “como ejemplo la relación de la ciudad y su arquitectura para debatir sobre un futuro viable y sostenible”.

Y Barcelona ganó a Pekín. La capital catalana se impuso sobre la metrópolis china, dueña de un catálogo de edificios futuristas, para acoger al Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos. Será en 2026, año en que validará su título de Capital Mundial de la Arquitectura.
Edificios de la zona Fòrum. Foto Ayuntamiento de Barcelona

La relación entre Barcelona y la arquitectura

Pocas ciudades tienen un lazo tan fuerte con un arquitecto como Barcelona y Antoni Gaudí, revolucionario del modernismo, el movimiento que se expandió a las artes y que convirtieron a la ciudad en su epicentro mundial.

Dos exposiciones universales en 1888 y 1929; y los Juegos Olímpicos de 1992, han sido catalizadores de importantes proyectos urbanísticos, que han tenido un nuevo impulso en las últimas décadas con el Fòrum de las Culturas 2004 y la transformación del distrito 22@.

Veamos algunos de los edificios más importantes que resaltan este nombramiento.

Pabellón alemán (Mies van der Rohe-Lilly Reich)

Construido para la exposición Universal de 1929, en que la montaña de Montjüic se convirtió en el escaparate de nuevas tendencias y tecnologías, fue diseñado por Mies van der Rohey Lilly Reich para acoger el pabellón de Alemania.

Estos arquitectos lograron sintetizar el carácter democrático de la República de Weimar y se considera como una de las cuatro obras fundamentales del movimiento Bauhaus.

Y Barcelona ganó a Pekín. La capital catalana se impuso sobre la metrópolis china, dueña de un catálogo de edificios futuristas, para acoger al Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos. Será en 2026, año en que validará su título de Capital Mundial de la Arquitectura.
Interior del pabellón alemán diseñado por Van der Rohe y Reich

Desmantelado en 1930, fue reconstruido en 1986. Su estructura de 1.000 metros cuadrados de espacios diáfanos acoge exposiciones y eventos de la Fundación Mies van der Rohe.

Torre de Collserola (Norman Foster)

Diseñada por Norman Foster, fue construida en uno de los tramos más altos del Tibidabo para centralizar las comunicaciones y radioemisiones de los JJOO del ’92. Y sigue manteniendo estas funciones.

Y Barcelona ganó a Pekín. La capital catalana se impuso sobre la metrópolis china, dueña de un catálogo de edificios futuristas, para acoger al Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos. Será en 2026, año en que validará su título de Capital Mundial de la Arquitectura.
Torre de Collserola. Foto Joan Campderrós | Flickr

Con sus 288,4 metros, es la segunda estructura más alta de España. La columna central, sostenida por tres tirantes de acero, acoge un edificio de 13 pisos.

La torre de Collserola, de 288 metros, es la segunda estructura más alta de España

En el mirador de la 10ª planta, los días claros, es posible ver con toda claridad la silueta de la isla de Menorca, a 90 km de distancia.

Torre Glòries (Jean Nouvel)

Aunque las voces críticas digan que es muy parecido al ‘pepinillo’ de Foster en Londres, este edificio se convirtió en el nuevo ícono de Barcelona.

Se trata de un rascacielos de 144 metros que se caracteriza por su forma redondeada, como una bala gigantesca en medio de la ciudad, revestida por una serie de paneles que de noche se iluminan y pueden crear toda clase de efectos lumínicos.

Y Barcelona ganó a Pekín. La capital catalana se impuso sobre la metrópolis china, dueña de un catálogo de edificios futuristas, para acoger al Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos. Será en 2026, año en que validará su título de Capital Mundial de la Arquitectura.
Torre Glòries. Foto Wikipedia

La idea del arquitecto Jean Nouvell, fue representar un géiser; ya que el motivo de su construcción fue ser sede de la compañía Aguas de Barcelona. El estudio b720 Fermín Vázquez Arquitectos también participó del diseño.

Su construcción fue la punta de lanza de la reforma urbanística del distrito 22@, en Poblenou, que ha visto levantarse un gran número de rascacielos y la reforma de antiguas naves industriales en universidades y oficinas de compañías de tecnología y servicios.

Diagonal Zero Zero (Enric Massip-Bosch)

En el 2004 la realización del Fòrum de las Culturas supuso la renovación del extremo noroeste de la ciudad, junto al olvidado barrio del Besòs.

Entre los edificios más importantes está el actual Museo de Ciencias Naturales (Herzog& de Meuron), los hoteles Princess y Hilton Diagonal Mar, la actual Consejería de Trabajo y el edificio Telefónica, originalmente llamado Diagonal Zero Zero.

Diseñado por el estudio de Enric Massip-Bosch, este edificio de 25 pisos se construyó en el tiempo récord de ocho meses.

Y Barcelona ganó a Pekín. La capital catalana se impuso sobre la metrópolis china, dueña de un catálogo de edificios futuristas, para acoger al Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos. Será en 2026, año en que validará su título de Capital Mundial de la Arquitectura.
Torre Zero Zero Diagonal. Foto Wikipedia

Su forma de diamante, revestida por una estructura exterior de rombos de acero que se elevan al cielo, marca el punto de nacimiento de la Avenida Diagonal, que cruza la ciudad de norte a sur.

Las Arenas (Richard Rogers – Alonso | Balaguer)

La antigua plaza de toros de Las Arenas había cerrado sus puertas en 1989 y quedó abandonada, solo usada como refugio de personas sin hogar.

En el 2011 Richard Rogers y el estudio barcelonés Alonso | Balaguer emprendieron una ambiciosa reforma que logró mantener la fachada neo-mudéjar, y el interior fue vaciado en su totalidad.

Y Barcelona ganó a Pekín. La capital catalana se impuso sobre la metrópolis china, dueña de un catálogo de edificios futuristas, para acoger al Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos. Será en 2026, año en que validará su título de Capital Mundial de la Arquitectura.
Centro comercial Las Arenas. Foto Alonso Balaguer

La estructura quedó montada sobre pilares, y el lugar se convirtió en un centro comercial de 105.000 m2 abierto en 2011. Su azotea se transformó en un paseo con vistas en 360º de la ciudad, y así se logró la concepción de ‘promiscuidad funcional’ que postula el arquitecto Luis Alonso.

Mercado de Santa Caterina (Enric Miralles)

Enric Miralles fue uno de los arquitectos más destacados de las últimas décadas. En la renovación del Mercado de Santa Caterina, en la Ciutat Vella, logró crear un nuevo espacio comercial que conserve lo que se pudo salvar de los restos del antiguo convento que se encontraba en el solar bajo una estructura moderna y sostenible.

Pocas ciudades del mundo tienen un vínculo tan fuerte con un arquitecto como es Barcelona con Gaudí

Y Barcelona ganó a Pekín. La capital catalana se impuso sobre la metrópolis china, dueña de un catálogo de edificios futuristas, para acoger al Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos. Será en 2026, año en que validará su título de Capital Mundial de la Arquitectura.
Mercado de Santa Caterina

El espacio se caracteriza por el uso de madera y cerámica, y por su cubierta ondulada, revestida por 325.000 piezas de 67 colores, un homenaje a la técnica de trencadís que había impulsado Gaudí.

Templo Expiatorio de la Sagrada Familia (Antoni Gaudí)

Por supuesto que no se puede hablar del patrimonio de Barcelona sin mencionar la obra más famosa del arquitecto más universal de la ciudad: Antoni Gaudí y la Sagrada Familia.

Y Barcelona ganó a Pekín. La capital catalana se impuso sobre la metrópolis china, dueña de un catálogo de edificios futuristas, para acoger al Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos. Será en 2026, año en que validará su título de Capital Mundial de la Arquitectura.
El colorido interior del templo diseñado por Gaudí. Foto Patronato de la Sagrada Familia

El descomunal templo es tanto una proeza técnica, donde la genialidad de Gaudí rompió con los límites del momento; como un despliegue artístico, donde no hay rincón sin un detalle para descubrir, ya sea en la barroca fachada del Nacimiento, en la solemne fachada de la Pasión, en las ocho torres que elevan las cruces bifurcadas y en la nave central que parece un bosque iluminado por un baño de color.

Todavía queda finalizar la fachada de la Gloria, la torre de María y la gigantesca torre central, de Jesús, que llegará a los 172,5 metros.

Si no hay más contratiempos, se espera que en el 2026 (o quizás un par de años más) el templo esté terminado tras 144 años de obras

Supermanzana (Salvador Rueda)

Aquí no hablamos de un edificio sino de una innovación urbanística que fue impulsada desde Barcelona al mundo, concebida por Salvador Rueda.

Y Barcelona ganó a Pekín. La capital catalana se impuso sobre la metrópolis china, dueña de un catálogo de edificios futuristas, para acoger al Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos. Será en 2026, año en que validará su título de Capital Mundial de la Arquitectura.
Proyecto para reformar las calles centrales de Barcelona. Foto Ayuntamiento de Barcelona

Las supermanzanas recuperan el espíritu de Idelfons Cerdà, creador del Eixample: se trata de células urbanas de 400 por 400 metros, donde en su interior se reduce el tráfico de vehículos y en los espacios vacíos se instalan juegos, mesas y diversos elementos para uso vecinal.

La idea se ha exportado a diferentes ciudades de España y el mundo, y actualmente el ayuntamiento analiza expandir el modelo (ya aplicado en los barrios de Poblenou, Sant Antoni y Horta) al trazado de una media docena de calles del centro de la ciudad, que destierren a los coches y se conviertan en ejes verdes y de vida social.

a.
Ahora en portada