Noruega construye el primer gran túnel de barcos del mundo

El estudio Snøhetta diseña un túnel de 1,7 kilómetros para barcos de gran calado que atraviesa un fiordo en la costa oeste de Noruega

Hay túneles para coches, trenes. Y ahora, también para grandes barcos. El del Stad, en la costa noroeste de Noruega, será la primera gran infraestructura de este tipo, con un total de 1,7 km de longitud, 37 metros de alto y 36 de ancho, lo que permitirá transitar buques de hasta 16.000 toneladas y, sobre todo, facilitar el transporte en torno a la península de Stad, uno de los lugares más peligrosos de país. 

Túnel de Stad. Foto: Kystverket | Snøhetta.

Hay túneles para coches, trenes. Y ahora, también para grandes barcos. El del Stad, en la costa noroeste de Noruega, será la primera gran infraestructura de este tipo, con un total de 1,7 km de longitud, 37 metros de alto y 36 de ancho, lo que permitirá transitar buques de hasta 16.000 toneladas y, sobre todo, facilitar el transporte en torno a la península de Stad, uno de los lugares más peligrosos de país. 

Azotadas por condiciones climáticas muy adversas –se estima de la velocidad de los vientos en este lugar la más alta registrada en Noruega, a los que se suman las desafiantes corrientes marinas y la complicada topografía submarina-, el túnel que conectará las bahías de Kjødepollen y Vanylvsfjorden, facilitará la movilidad de personas y mercancías en este peligroso tramo de la costa noruega.  

La península más peligrosa de Noruega 

El proyecto, largamente acariciado –la primera propuesta data de 1874-, fue retomado por la Administración Costera (Kystverketen 2013 y ahora ha recibido por fin luz verde por parte del Ministerio de Transporte y Comunicaciones para iniciar los trabajos.  

Hay túneles para coches, trenes. Y ahora, también para grandes barcos. El del Stad, en la costa noroeste de Noruega, será la primera gran infraestructura de este tipo, con un total de 1,7 km de longitud, 37 metros de alto y 36 de ancho, lo que permitirá transitar buques de hasta 16.000 toneladas y, sobre todo, facilitar el transporte en torno a la península de Stad, uno de los lugares más peligrosos de país. 
Túnel de Stad. Foto: Kystverket | Snøhetta.

Según explica este organismo, y aunque se requiere aprobación por parte del Parlamento, se iniciará la adquisición de las zonas en las que se construirá un túnel este mismo 2021, mientras que la construcción, que tendrá un coste estimado de 2.800 millones de coronas noruegas (277,25 millones de euros al cambio actual), se extenderá entre tres y cuatro años y comenzará en 2022. 

Así, “si todo sale según lo planeado, el primer túnel de barcos a gran escala del mundo se completará en 2025/2026”, según el director temporal del proyecto dentro de la Administración Costera, Terje Andreassen.  

«Si todo sale según lo planeado, el primer túnel de barcos a gran escala del mundo se completará en 2025/2026»

Terje Andreassen

Túnel de diseño 

El túnel cuenta con un diseño elaborado por Snøhetta en 2017. Con la seguridad de la navegación como premisa y como complemento a la obra de ingeniería, el estudio imaginó dos entradas que se funden con el paisaje natural circundante.  

Hay túneles para coches, trenes. Y ahora, también para grandes barcos. El del Stad, en la costa noroeste de Noruega, será la primera gran infraestructura de este tipo, con un total de 1,7 km de longitud, 37 metros de alto y 36 de ancho, lo que permitirá transitar buques de hasta 16.000 toneladas y, sobre todo, facilitar el transporte en torno a la península de Stad, uno de los lugares más peligrosos de país. 
El túnel implicará horadar toda la montaña. Foto: Kystverket | Snøhetta.

Inspirados en los muros de piedra de los alrededores en la península Stad, los accesos al túnel están formado por terrazas talladas en el propia montaña que dibujan líneas horizontales y ligeramente inclinadas. Sin grandes rupturas con el paisaje, las terrazas tendrán una apariencia rugosa incluso dentro de la geometría de las líneas horizontales que, a su vez, es idónea para garantizar la estabilidad estructural del conjunto. 

El interior del túnel estará iluminado por luces LED que también funcionarán como sistemas de orientación. 

Aunque se horadará toda la montaña a nivel del mar, no se considera un proyecto de ingeniería extremadamente complejo, aunque sí único en el mundo por su tamaño. Los expertos lo asemejan a la construcción de un gran canal, aunque con la diferencia de estar realizado dentro de una montaña. 

Hay túneles para coches, trenes. Y ahora, también para grandes barcos. El del Stad, en la costa noroeste de Noruega, será la primera gran infraestructura de este tipo, con un total de 1,7 km de longitud, 37 metros de alto y 36 de ancho, lo que permitirá transitar buques de hasta 16.000 toneladas y, sobre todo, facilitar el transporte en torno a la península de Stad, uno de los lugares más peligrosos de país. 
Interior del túnel de Stad. Foto: Kystverket | Snøhetta.

En el exterior, una carretera ya existente en el lado occidental se prolongará para ofrecer un mirador sobre el tráfico de barcos que accedan al túnel. 

Aumentar la seguridad 

Los beneficios serán igualmente tangibles, especialmente en seguridad: en el límite entre el Mar de Noruega y el Mar del Norte, la complicada navegación está detrás de muchos accidentes registrados en la península de Stad, así como las cuantiosas pérdidas ocasionadas. 

Un túnel de estas características permitiría, además, establecer una ruta de embarcaciones de alta velocidad, lo que permitiría también transferir parte del transporte de mercancías de la vía terrestre a la marítima. 

Hay túneles para coches, trenes. Y ahora, también para grandes barcos. El del Stad, en la costa noroeste de Noruega, será la primera gran infraestructura de este tipo, con un total de 1,7 km de longitud, 37 metros de alto y 36 de ancho, lo que permitirá transitar buques de hasta 16.000 toneladas y, sobre todo, facilitar el transporte en torno a la península de Stad, uno de los lugares más peligrosos de país. 
Foto: Kystverket | Snøhetta.

Los estudios realizados apuntan también al ahorro de combustible que permitirá y, por tanto, la reducción de CO2.  

a.
Ahora en portada