La audaz (y pixelada) sede de Le Monde en París

La nueva casa del diario francés, diseñada por el estudio Snøhetta, presenta un audaz edificio que parece flotar, revestido por miles de pequeños vidrios en tonos de azul

Sobre la margen izquierda del Sena, a pocos pasos de la estación de Austerlitz, el grupo periodístico Le Monde inauguró su nueva sede corporativa; en un moderno edificio que presenta una innovadora fachada formada por miles de vidrios en diferentes tonos de azul, que vistos de cerca parecen pixeles pero que a la distancia recuerda a la tipografía de un periódico.

La nueva casa de Le Monde unifica las redacciones de sus medios, desde el prestigioso diario a las publicaciones Courrier International, Télérama, La Vie, HuffPost y l’Obs; además de incluir las diferentes divisiones del grupo multimedia.

El edificio despliega un puente en su estructura inferior. Foto Estudio Snøhetta

La estructura que levita

El edificio presenta una forma cóncava y se trata de una estructura de 23.000 metros que se sostiene con elegancia por los extremos, con un puente que atraviesa el bloque de 80 metros de largo con siete plantas de alto. Este diseño da la impresión de que el inmueble está levitando del suelo.

El estudio Snøhetta, al ganar el concurso en 2015, buscó dar un mensaje de transparencia y confianza en el periodismo.

El concurso se realizó pocos días después del atentado a la revista Charlie Hebdo, y con el diseño se pretendió crear una estructura abierta “en un momento en que el miedo y la incertidumbre empujan a nuestras sociedades a aumentar las barreras y reforzar la seguridad”, dijo el socio fundador de Snøhetta, Kjetil Traedal Thorsen.

La elegante silueta de la sede de Le Monde . Foto Estudio Snohetta

De los pixeles al diseño tipográfico

El edificio se presenta con tres ‘cortes gestuales’: el del cielo revela superficie inclinada del techo, revestido con paneles solares. El de la ciudad enseña la estructura a lo largo de la fachada que da a la calle. Y el del suelo despliega la parte inferior en la estructura del puente, que crea una plaza pública bajo el gigantesco arco.

El diseño del estudio Snøhetta buscó dar un mensaje de transparencia y confianza en el periodismo.

La fachada de 10.000 metros cuadrados, revestida en acero, está integrada por 20.000 planchas de vidrio distribuidas en 772 configuraciones, desde las traslúcidas a las opacas.

Desde la terraza se despliegan vistas de París. Foto Estudio Snøhetta

Nuevos espacios públicos

La plaza pública que se creó debajo de puente (una proeza técnica, si tenemos en cuenta que el edificio pesa más que la Torre Eiffel) se complementará con un paseo que atravesará la malla ferroviaria de la vecina estación de Austerlitz, que actualmente corta la circulación peatonal desde el Sena al corazón del Barrio Latino.

Cada uno de los extremos del arco del edificio cuenta con una entrada: una es para el público y los trabajadores de los medios, y la otra es para los empleados y directivos del Grupo Le Monde.

Los interiores son espacios abiertos. Foto Estudio Snohetta

Espacios abiertos

En el interior se despliegan dos grandes escaleras que conducen al tercer nivel, y en el interior se presentan las redacciones, cada una con su espacio autónomo, pero todas bajo el concepto de ofrecer espacios abiertos, donde fluya la comunicación, con áreas de trabajo flexibles, 100 oficinas cerradas y 40 salas de reuniones.

La fachada de 10.000 metros cuadrados, revestida en acero, está integrada por 20.000 planchas de vidrio

En la terraza, reservada para los trabajadores, se despliegan fantásticas vistas del Sena y la capital de Francia, que suma un nuevo edificio a su arquitectura de vanguardia.

a.
Ahora en portada