Jardines flotantes: la solución para ganar espacios verdes en las ciudades

El estudio MVRDV diseña un pequeño bosque urbano en una plataforma suspendida, una opción para dotar de más naturaleza a las grandes urbes

El estudio de diseño MVRDV presentó una propuesta que puede ser pionera a la hora de buscar nuevos espacios verdes para las ciudades: crear jardines flotantes, plataformas elevadas a 15 o 20 metros de altura que permitan crear paseos con plantas y senderos sin tener que derrumbar nada.

La idea fue presentada en el concurso para reurbanizar el centro de la ciudad de Karlsruhe, que con 313.000 habitantes es la segunda comunidad del estado de Baden-Wurtemberg, en la frontera con Francia y a una corta distancia de Stuttgart.

Un crecimiento desequilibrado

Karlsruhe creció en torno al palacio homónimo, construido a principios del siglo XVIII, pero el tejido urbano quedo desbalanceado entre la parte sur, con una alta densidad de edificios de viviendas y la norte, con varios kilómetros cuadrados de parques y plazas.

El jardín flotante se elevará entre 15 y 20 metros de altura. Foto: MVRDV
El jardín flotante se elevará entre 15 y 20 metros de altura. Foto: MVRDV

La plaza flotante, además de dotar de un nuevo espacio verde, elimina el desequilibrio urbano entre la parte norte y sur de la ciudad

Más que fomentar esta división, la idea de MVRDV es integrar ambas partes con una nueva plaza central en donde se eleve el jardín flotante.

El jardín en el aire

Por encima de la Ettlinger-Tor-Platz este estudio propone construir una plataforma revestida de una fachada de vidrio, que conecte la Via Triumphalis que nace en el castillo de Karlsruhe.

 En la parte superior se plantarán numerosos árboles y arbustos, y también se alojarán un centro comunitario y un hotel. Además su distribución de plantas y senderos será una pequeña réplica de las 32 calles radiales que cruzan esta ciudad alemana.

El interior replicará el diseño de calles radiales de Karlsruhe. Foto: MVRDV
El interior replicará el diseño de calles radiales de Karlsruhe. Foto: MVRDV

La idea es que los residentes tengan las mismas vistas que se pueden tener desde el palacio, en un interesante diálogo entre el monumento más famoso y el nuevo icono de la ciudad.

Edificios adaptados a los árboles

La reurbanización céntrica también propone construir edificios de hasta cuatro pisos de altura, que se equilibren con los que existen en la zona sur.

Para la construcción de nuevos edificios el estudio propone que las estructuras se acomoden a la presencia de los árboles que están en pie

Pero a diferencia de otros proyectos, aquí las futuras construcciones tendrán que adaptar sus diseños a los árboles y caminos ya existentes, para alterar lo menos posible la urbanización de la ciudad.

Cada uno de los nuevos edificios tendrá una fachada diferente, donde se deja la vía libre a los promotores a que impongan su creatividad de estilo.

La estructura tendrá una fachada acristalada. Foto: MVRDV
La estructura tendrá una fachada acristalada. Foto: MVRDV

Zonas más verdes

Lo que sí se busca es que las terrazas tengan una abundante provisión de plantas decorativas y arbustos, con escaleras y puentes que los conviertan en zonas verdes accesibles.

El proyecto contempla agregar dos calles en diagonal para agilizar el tránsito vehicular y se crearán patios y zonas verdes entre los futuros bloques de viviendas.

El proyecto de MVRDV es finalista junto con el presentado por Max Dudler Architekten, y ahora solo queda esperar el dictamen del jurado para saber cómo cambiará esta pequeña ciudad del sudoeste de Alemania.

a.
Ahora en portada