Con terraza para exposiciones al aire libre: Foster rediseña el Museo de Bellas Artes de Bilbao

Una terraza de 700 m2 para realizar exposiciones de escultura al aire libre es la gran apuesta del arquitecto británico Norman Foster para la ampliación del Museo de Bellas Artes de Bilbao

La ampliación del Museo de Bellas Artes de Bilbao va tomando forma. Las obras comenzarán el próximo mes de septiembre y, si todo va según lo previsto, se completarán en 2023, tras añadir una terraza de 700 metros cuadrados y una galería de 1.500 metros cuadrados más según un proyecto del arquitecto británico Norman Foster.

Norman Foster Museo de Bellas Artes de Bilbao

La ampliación del Museo de Bellas Artes de Bilbao va tomando forma. Las obras comenzarán el próximo mes de septiembre y, si todo va según lo previsto, se completarán en 2023, tras añadir una terraza de 700 metros cuadrados y una galería de 1.500 metros cuadrados más según un proyecto del arquitecto británico Norman Foster.

El premio Pritzker de arquitectura y Premio Príncipe de Asturias a las Artes fue uno de los encargados de dar a conocer ayer en Bilbao los detalles del proyecto, que cuenta con una inversión de 23 millones de euros.

‘Mucho que una terraza’

“No será sólo una terraza”, explicaba el arquitecto en la presentación del avance de su proyecto. Será “una importante galería para exposiciones al aire libre; funcionará como un espacio expositivo para muestras de esculturas”. En definitiva, un lugar para “albergar valiosas experiencias de contemplación artística, conocimiento y aprendizaje”.

La ampliación del Museo de Bellas Artes de Bilbao va tomando forma. Las obras comenzarán el próximo mes de septiembre y, si todo va según lo previsto, se completarán en 2023, tras añadir una terraza de 700 metros cuadrados y una galería de 1.500 metros cuadrados más según un proyecto del arquitecto británico Norman Foster.
Museo Bellas Artes Bilbao. Imagen: Norman Foster Studio.

Bautizado con el nombre de Agravitas, el proyecto de remodelación busca mejorar la apariencia del Museo, cuyo primer edificio data de 1945, pero también incorporar más de 5.000 m2 a las instalaciones.

Pero no es la única novedad. También se ampliará el espacio de la gran galería diáfana y acristalada sobre el espacio que hoy ocupa el patio que alberga la escultura dedicada al compositor bilbaíno Juan Crisóstomo de Arriaga, que será trasladada a otro punto.

«La nueva galería albergará valiosas experiencias de contemplación artística, conocimiento y aprendizaje»

Norman Foster

También cambiará de lugar la escultura de Chillida, actualmente en el jardín exterior del Museo, que pasará a colgar del techo de la nueva galería.

Una vuelta al original

Algunas actuaciones, más que innovar, vuelven la vista al edificio original de 1945. Es el caso de la entrada histórica al museo, que se recupera como acceso único a la pinacoteca por la actual Plaza Euskadi.

La ampliación del Museo de Bellas Artes de Bilbao va tomando forma. Las obras comenzarán el próximo mes de septiembre y, si todo va según lo previsto, se completarán en 2023, tras añadir una terraza de 700 metros cuadrados y una galería de 1.500 metros cuadrados más según un proyecto del arquitecto británico Norman Foster.
Imagen: Norman Foster Studio.

También de la gran escalinata con la que fue concebido, si bien ahora se abrirá debajo un hueco para que los visitantes puedan acceder a la nueva galería diáfana que, si la ocasión lo requiere, se podrá dividir en espacios más pequeños.

Esta nueva galería estará coronada por un óculo, una ventana redonda de cristal que permitirá a los visitantes observar los distintos pisos que hay encima de la misma, ha precisado Foster.

Dos lucernarios aportarán la luz a la galería principal, que tendrá 29 metros de ancho y luz diáfana. “Utilizaremos acero ecológico, producido con energías renovables, por lo que produce menos emisiones”, señaló Foster.

Desde el exterior, “parecerá que casi flota la cuarta planta desde encima del edificio histórico».

El propio arquitecto, que explicó los detalles junto al presidente de BBK, Xabier Sagredo, y el alcalde de Bilbao y presidente del Patronato de la Fundación Museo de Bellas Artes de Bilbao, Juan Mari Aburto, señalaba que se había dado “marcha atrás en el tiempo hacia el pasado, hacia el edificio de 1945, para avanzar hacia el futuro”, precisamente el que representa la ampliación del museo, aunque, remarca, “respetando lo que ya estaba hecho”.

La ampliación del Museo de Bellas Artes de Bilbao va tomando forma. Las obras comenzarán el próximo mes de septiembre y, si todo va según lo previsto, se completarán en 2023, tras añadir una terraza de 700 metros cuadrados y una galería de 1.500 metros cuadrados más según un proyecto del arquitecto británico Norman Foster.
Nueva sala de exposiciones. Imagen: Norman Foster Studio.

Envoltura de vidrio blanco

Aún faltan algunos detalles por decidir, entre ellos el material con el que se revestirá la ampliación del Museo. Al respecto Foster apuntó a un vidrio blanco, con tonalidades rosáceas y transparente, con el objetivo de “darle continuidad a lo que ya existe”, dado que el cristal tiene gran presencia en los edificios existentes.

Además, “los espacios y salas ya existentes se van a rediseñar, con lo que se conseguirá ampliarlos”, añadió.

Además de presentarse las novedades del segundo avance del plan de ampliación y reforma, los responsables del Museo y de la Fundación Bancaria BBK renovaron su acuerdo de colaboración. Precisamente con su aportación se organizarán dos grandes exposiciones anuales en la nueva galería ideada por Norman Foster y su socio vasco en el proyecto Luis María Uriarte.

a.
Ahora en portada