Este rascacielos será la granja vertical más grande del planeta

A medio camino entre el rascacielos y la granja, el estudio RMA diseña en Shenzhen un edificio con cultivos hidropónicos capaces de producir alimentos para 40.000 personas

La agricultura está volviendo a las ciudades. A muy pequeña escala, azoteas, terrazas y espacios comunitarios se convierten en huertos urbanos como parte de una cultura ecológica y sostenible que aboga por el consumo de productos de proximidad eliminando intermediarios y ahorrando gastos y emisiones de CO2 en transporte, envasado o almacenamiento. Pero ya hay quien vislumbra el siguiente paso: la granja vertical o el rascacielos-granja.

Jian Mu Tower. Imagen: CRA (Carlo Ratti Associati).

La agricultura está volviendo a las ciudades. A muy pequeña escala, azoteas, terrazas y espacios comunitarios se convierten en huertos urbanos como parte de una cultura ecológica y sostenible que aboga por el consumo de productos de proximidad eliminando intermediarios y ahorrando gastos y emisiones de CO2 en transporte, envasado o almacenamiento. Pero ya hay quien vislumbra el siguiente paso: la granja vertical o el rascacielos-granja.

Con el nombre de farmscraper (de las voces inglesas farm, granja, y skyscraper, rascacielos), el estudio CRA-Carlo Ratti Associati con sedes en Turín y Nueva York ha planificado un edificio de 218 metros y 51 plantas en la ciudad china de Shenzhen que, además alojar oficinas, será capaz de alimentar a 40.000 personas al año.

Del bosque vertical a la granja vertical

Ya conocíamos el concepto de bosque vertical y, aún sin llevarlo al extremo, son muchos los diseños de modernos rascacielos que incorporan vegetación como una fórmula de crear entornos más amables en edificios y, a la vez, beneficiarse de su sombra y humedad para reducir el consumo energético en climatización.

La agricultura está volviendo a las ciudades. A muy pequeña escala, azoteas, terrazas y espacios comunitarios se convierten en huertos urbanos como parte de una cultura ecológica y sostenible que aboga por el consumo de productos de proximidad eliminando intermediarios y ahorrando gastos y emisiones de CO2 en transporte, envasado o almacenamiento. Pero ya hay quien vislumbra el siguiente paso: la granja vertical o el rascacielos-granja.
Jian Mu Tower tendrá 51 plantas y 218 metros. Imagen: CRA (Carlo Ratti Associati)

El farmscraper va mucho más allá. Es agricultura urbana a gran escala.

Con el nombre de Torre Jian Mu, que se deriva el símbolo del árbol jian mu que, según la cultura china conecta el cielo (redondo) y la tierra (cuadrada), la torre está diseñada con una base rectangular que se transforma en tubular a medida que asciende. En sus 51 niveles ofrece 90.000 metros cuadrados.

La mayor parte del espacio se dedicará a oficinas, además de un supermercado –el promotor de la torre es la cadena china de distribución Wumart- y una plaza dedicada a la restauración.

La granja hidropónica en la fachada del rascacielos producirá hasta 270.000 kilos de alimentos por año, capaces de alimentar a 40.000 personas

Su estructura, sin embargo, alojará una granja hidropónica vertical que cubre todo el edificio. La idea, señalan desde el estudio, es hacer posible “que los inquilinos del edificio cultiven, compran y consuman verduras y frutas frescas directamente dentro de la torre”.

La agricultura está volviendo a las ciudades. A muy pequeña escala, azoteas, terrazas y espacios comunitarios se convierten en huertos urbanos como parte de una cultura ecológica y sostenible que aboga por el consumo de productos de proximidad eliminando intermediarios y ahorrando gastos y emisiones de CO2 en transporte, envasado o almacenamiento. Pero ya hay quien vislumbra el siguiente paso: la granja vertical o el rascacielos-granja.
La idea es cultivar, vender y consumir in situ los alimentos. Imagen: CRA (Carlo Ratti Associati)

Cultivar la fachada de la oficina

Ubicada en la última parcela disponible en el distrito comercial central de Shenzhen, al sur de China, que completaría el skyline de esta zona de la ciudad, la torre dedicaría hasta 10.000 metros cuadrados de espacio en su fachada a los cultivos.

La granja hidropónica vertical producirá, según sus estimaciones, hasta 270.000 kilos de alimentos por año, “suficiente para cubrir las necesidades de aproximadamente 40.000 personas”.

Un ‘agrónomo virtual’ apoyado por tecnología de Inteligencia Artificial controlará las operaciones diarias de la granja, como la gestión del riego

Además, Jian Mu Tower dará lugar a una cadena de suministro de alimentos autosuficiente, que abarca el cultivo, la cosecha, la venta y el consumo de cultivos, todo dentro del mismo edificio.

Según Carlo Ratti, socio fundador de CRA y profesor del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), “la agricultura urbana a pequeña escala está ocurriendo en ciudades de todo el mundo, desde París hasta Nueva York y Singapur. Sin embargo, la torre Jian Mu lo lleva al siguiente nivel”.

La agricultura está volviendo a las ciudades. A muy pequeña escala, azoteas, terrazas y espacios comunitarios se convierten en huertos urbanos como parte de una cultura ecológica y sostenible que aboga por el consumo de productos de proximidad eliminando intermediarios y ahorrando gastos y emisiones de CO2 en transporte, envasado o almacenamiento. Pero ya hay quien vislumbra el siguiente paso: la granja vertical o el rascacielos-granja.
Jian Mu Tower. Imagen: CRA (Carlo Ratti Associati)

Este enfoque, añade, “tiene el potencial de desempeñar un papel importante en el diseño de las ciudades del futuro, ya que involucra uno de los desafíos arquitectónicos más urgentes de la actualidad: cómo integrar el mundo natural en el diseño de edificios”.

Un agrónomo virtual al mando

El diseño de la granja, realizado en colaboración con la compañía italiana ZERO, especializada en enfoques innovadores de la agricultura, está optimizada para producir desde verduras a frutas y hierbas aromáticas, siempre de forma eficiente y sostenible.

Un ‘agrónomo virtual’ apoyado por tecnología de Inteligencia Artificial controlará las operaciones diarias de la granja, como la gestión del riego, entre otros.

Los trabajadores controlar las condiciones microclimáticas de sus entornos de trabajo a través de una aplicación móvil

Además de la granja, el edificio está diseñado para que los elementos naturales y artificiales funcionen en perfecta simbiosis. Así, contará con terrazas con una gran variedad de flora, como nenúfares, helechos y lichis, que aprovecharán el agua de lluvia para el riego.

También se dispondrán jardines interiores para que los empleados puedan relajarse e interactuar.

La agricultura está volviendo a las ciudades. A muy pequeña escala, azoteas, terrazas y espacios comunitarios se convierten en huertos urbanos como parte de una cultura ecológica y sostenible que aboga por el consumo de productos de proximidad eliminando intermediarios y ahorrando gastos y emisiones de CO2 en transporte, envasado o almacenamiento. Pero ya hay quien vislumbra el siguiente paso: la granja vertical o el rascacielos-granja.
Jian Mu Tower. Imagen: CRA (Carlo Ratti Associati)

La profusión de vegetación, apuntan sus responsables, reducirá de forma efectiva la irradiación solar en el interior y, por tanto, la necesidad de aire acondicionado. Además, los trabajadores podrán utilizar una aplicación móvil para controlar las condiciones microclimáticas de sus entornos de trabajo.

Aunque es uno de sus trabajos más llamativos, Jian Mu Tower no es único proyecto de CRA que busca incorporar la producción agrícola a las estructuras urbanas. Actualmente en construcción, también es suyo el diseño de VITAE, un complejo de edificios en Milán en torno a un viñedo de 200 metros de largo.

En Singapur, el estudio colabora con BIG-Bjarke Ingels Group para construir la CapitaSpring Tower para CapitaLand, un edificio dotado de un bosque interior que se extiende a lo largo de varios niveles.

a.
Ahora en portada