En este museo (casi) no existen los ángulos rectos

El museo Hem, que presenta la colección de arte de una poderosa familia china, se presenta en un innovador diseño de círculos concéntricos

Si es un museo o cualquier otro edificio de diseño vanguardista, casi seguro que estamos hablando de China.

En la ciudad de Foshán, al sur del país, abrió sus puertas el HEM – Museo de Arte He de Guangdong, que presenta unas 500 obras de arte moderno y contemporáneo chino pertenecientes a la familia He, una dinastía de ricos empresarios.

Como discos apilados

El centro fue diseñado por el arquitecto Tadao Ando, ganador del premio Pritzker en 1995, y responsable -entre otros proyectos- de la rehabilitación de la antigua Bolsa de Comercio de París para albergar la colección Pinnault.

Museo-HEM-1
La estructura del museo se presenta como discos apilados. Foto: Museo HEM

El museo está inspirado en la tradición china de la armonía y el uso racional de los espacios

El museo se presenta como una serie de discos escalonados de hormigón, que se comunican por medio de dos escaleras helicoidales que recorren el espacio de 16.000 metros cuadrados.

Al menos la mitad de la superficie del centro está dedicada a exposiciones, y el resto se destina a una cafetería, una biblioteca y dependencias administrativas.

El generoso paso de luz

Las escaleras trepan cuatro pisos y se unen en la última planta, que es coronada por una claraboya redonda elaborada con un material traslúcido.

Museo-HEM-1
El atrio central es iluminado por una gran claraboya. Foto: Museo HEM

Este detalle permite el paso de abundante luz natural, una obsesión en las obras de Ando.

El arquitecto se inspiró en los rosetones y vidrieras de las iglesias, para poder crear detalles arquitectónicos que destilen belleza y que sirvan para dar paso a la luz, que se balancea con la cobertura de hormigón a la vista de las paredes y las escaleras.

Curvas y más curvas

«A lo largo de la historia de la arquitectura occidental, los arquitectos han sido hábiles en el uso de la luz como la que se ve en las iglesias; esto ha tenido una profunda impresión en Ando y su enfoque del diseño», dijo el museo HEM en un comunicado.

El edificio, que excepto por el suelo es un continuo juego de curvas, está rodeado de un espejo de agua que permite crear un interesante efecto visual, pero más que nada, está allí para aportar una cuota de frescura ante el intenso calor del verano en el sur de China.

Museo-HEM-3
El museo presenta una colección de 500 obras de la familia He. Foto: Museo HEM

La búsqueda de la armonía

Ando dijo que buscó un diseño que no solo sea un icono de la arquitectura para la ciudad de Foshán, sino que sea un homenaje a la familia patrocinadora.

El nuevo museo tiene 16.000 metros cuadrados, y toda su estructura está formada por líneas curvas

El apellido He significa ‘armonía’, ‘balance’ y ‘unión’, y con la cúpula de luz cenital y las escaleras en espiral Ando realiza un guiño a la arquitectura tradicional de China.

Museo-HEM-1
Las plantas se unen por un doble sistema de escaleras. Foto: Museo HEM

Apertura suave

El museo tenía pensado abrir sus puertas en marzo, pero todo se paralizó con la pandemia.

El mes pasado se realizó una apertura paulatina con la muestra “Desde el mundano mundo”, que propone una reflexión sobre la transformación de la naturaleza en ciudades y campos dedicados a la agricultura intensiva.

a.
Ahora en portada