Concéntrico 06: arquitectura efímera para repensar ciudades

Logroño celebra entre el 3 y el 6 de septiembre la sexta edición del Festival Internacional de Arquitectura y Diseño

A pocos días de su inauguración oficial, el próximo jueves 3 de septiembre, se ultiman los detalles de las 14 instalaciones que se incluyen en la sexta edición de Concéntrico que ya ocupan calles, plazas y aparcamientos de Logroño. Propuestas de un total de ocho países participan este año en el un festival que ahonda en la arquitectura efímera, las obras que conectar lo público y lo privado y las que se proponen desdibujar límites.

Lo ejemplifica bien Across Boundaries (A través de los límites), una propuesta del arquitecto finlandés Taneli Mansikkamäki que busca reflejar la situación actual de la arquitectura y también de la sociedad, donde “los límites personales, locales y nacionales se imponen cada vez más en todo el mundo”. Algo, explica, que “juega un papel importante” en la lucha contra la pandemia de la covid-19.

Conexión y apertura

Precisamente la covid-19 motivó el retraso de esta edición de Concéntrico, prevista inicialmente del 29 de abril al 3 de mayo y que finalmente arrancará el próximo 3 de septiembre.

Across Boundaries es un pabellón instalado en el Colegio Oficial de Arquitectos de La Rioja, en pleno casco antiguo de Logroño que, como los grandes problemas que enfrenta la sociedad actualmente, ya sean la pandemia, la crisis climática, la desigualdad o la crisis económica global “no reconoce fronteras ni límites”.

Across Boundaries, del arquitecto finlandés Taneli Mansikkamäki. Foto: Concéntrico.

Según Mansikkamäki (Helsinki, 1981), se piensa de forma común que la arquitectura tiene la función de creación de límites físicos, “dado que el elemento arquitectónico arquetípico es un elemento divisorio”. Sin embargo, con su estructura, ha querido “intentar explorar lo contrario para crear una estructura positiva que realza la conexión y la apertura”.

Desdibujar límites

Para “evitar contribuir a la cultura de tirar a la basura”, esta instalación “utiliza la menor cantidad de materiales y modificaciones posibles”, de tal forma que el material en bruto intacto que queda después del festival “tiene casi el mismo valor que tenía antes de la instalación”.

El director de Concéntrico 06, Javier Peña, coincide en que esta obra, coproducida con el Instituto Iberoamericano de Finlandia, “concentra muchos de los objetivos del propio festival”, como son “conectar lo público y lo privado y desdibujar límites”.

“Lo que Mansikkamäki cuenta también es que esta obra no solo se puede montar aquí, sino que es reconfigurable, y da más importancia al hecho del objeto, de las piezas, que al hecho de la forma en sí de la intervención”, añade.

Kreuzgang, del artista alemán Gregor Shneider.

Cruces gigantes y caballitos de juguete

Entre los arquitectos, procedentes de Alemania, Polonia, Reino Unido, Francia, República Checa, España y Rumania, además de Finlancia, se encuentra el alemán Gregor Shneider, autor de una gran cruz negra, denominada Kreuzweg, con cuatro aberturas, una en cada uno de sus extremos, a través de las cuales el espectador puede entrar y salir.

La forma de cruz de la estructura sólo se puede percibir desde un punto de vista aéreo, como el de Dios. En su interior no se puede percibir el contorno de la estructura, mientras que una completa oscuridad y negrura en el interior difuminan la silueta del cuerpo del espectador, fundiéndolo en una oscuridad indefinida de la que está envuelto, y anula la distinción entre el espacio propio exterior/físico e interior/psicológico, entre un espacio público compartido y un espacio privado personal.

Con una referencia obvia a la Crucifixión de Jesús, Kreuzweb es la “culminación actual del hilo teológico redentor que recorre toda la obra de Schneider”, explican desde el festival, algo así como la conclusión explícita de muchos trabajos anteriores, como CUBE (2205-2007), una gigantesca estructura cúbica exterior cubierta con tela negra, que replica el edificio sagrado de la Kaaba del Islam.

Otra de las instalaciones que podrá verse es Estatua ecuestre, de la polaca Iza Rutwoska, un caballito de juguete que busca repensar el objeto de arte más común en los espacios públicos desde tiempos que es la estatua ecuestre.

‘Banquín’ es la propuesta del estudio español Mecanismo para Concéntrico 06.

Gloria a líderes poderosos o conmemoración simbólica de batallas o guerras ganadas, la imagen invariable fue la de hombre sobre un caballo pero, ¿cuál ería su significado si lo diseña en 2020 una mujer?

El caballo ideado por Rutkowska, en este caso si persona sobre el animal, se colocará delante de la estatua del Monumento a Espartero en el centro de Logroño para llamar la atención sobre la injusticia en el diseño y uso de los espacios públicos. Por su parte, esta instalación anima a cualquiera a subirse sobre ella y montar un caballito con alegría infantil pero “con el poder de transformación dell caballo mitológico de Troya”.

14 obras en toda la ciudad

El festival también contará con la obra Patio de Reflexiones, del Storey Studio, procedente de Reino Unido; y con la pieza Arcos, de los franceses Jordi Gali, Jéremy Paon y Julien Quartier.

El estudio KOGAA, de la República Checa, ha ideado un Circo aéreo; mientras Mecanismo, de España, ha diseñado un Banquín que llama a la reflexión sobre uno de los elementos urbanos más comunes pero a los que, según sus creadores, no les saca todo su partido, como es el banco.

Para conseguir que el banco deje de ser una mera respuesta a la necesidad de descanso del viandante y que se use de manera unipersonal, se ha intervenido en el tamaño de la pieza, ampliándola a una escala humana y convirtiéndola en un elemento visualmente llamativo que funciona como un espacio en sí misma. “Nuestra intención”, explican desde el estudio, “es que el banco pase a convertirse en un espacio urbano, generador de actividad y relaciones sociales. El banco como punto de encuentro”.

Circo aéreo, de KOOGA. Concéntrico 06.

Además, los rumanos Attila Kim y Bogdan Ciocodeica presentarán su obra Fiesta y Anna & Eugeni Bach, de Barcelona, una denominada Stick & Stones.

Tres de las obras viajarán a Madrid

Además de las instalaciones, el Festival invita a recorrer la ciudad mediante exposiciones, encuentros, actividades y performances que crean una conexión entre las sedes, plazas, calles, patios y otros espacios que habitualmente pasan desapercibidas en su día a día.

Desde 2015, el festival ha reunido en sus cinco ediciones 59 instalaciones urbanas a las que se suman a las 14 intervenciones que se realizarán este año.

Una vez concluido Concéntrico 06, tres de ellas –Banquín, Arch-play y Primarium– podrán contemplarse del 18 al 30 de septiembre en los jardines de Nuevos Ministerios, en el Paseo de la Castellana de Madrid.

a.
Ahora en portada