Cómo diez silos se convierten en una gigantesca librería

Diez silos de una cementera de Nanjing renacen como librería, donde cada estructura de hormigón estará dedicada a una temática

Los silos usados en una antigua planta de cemento en las afueras de Nanjing se convierten en una fantástica librería, donde las gigantescas estructuras se revisten de libros que, gracias a los juegos visuales de unos espejos, parecen llegar hasta el infinito.

Silos libros apertura. Foto CADG

Los silos usados en una antigua planta de cemento en las afueras de Nanjing se convierten en una fantástica librería, donde las gigantescas estructuras se revisten de libros que, gracias a los juegos visuales de unos espejos, parecen llegar hasta el infinito.

La reconversión fue diseñada por el estudio CADG (Acrónimo de Grupo de diseño e investigación de la arquitectura china), que convirtió la estructura en un nuevo centro de cultura.

Los silos usados en una antigua planta de cemento en las afueras de Nanjing se convierten en una fantástica librería, donde las gigantescas estructuras se revisten de libros que, gracias a los juegos visuales de unos espejos, parecen llegar hasta el infinito.
Donde antes había minerales ahora hay libros. Foto CADG

Diseño con carga espiritual

El edificio se encuentra cerca de las montañas de Tang, en los suburbios de Nanjing (China) y forma parte de la cadena de librerías Avant-Garde, que son famosas por sus diseños vanguardistas.

Las estructuras de hormigón servían para depositar minerales triturados, que se acopiaban en la parte superior de cada silo, y que eran derivados mediante un sistema de tuberías al sector inferior.

Cada silo contará con libros de una temática determinada: uno será de viajes, otro de literatura, de poesía, infantil, etcétera

Tanto el diseño como la presentación de los silos están revestidas de una fuerte carga espiritual. “Los silos de libros más hermosos del mundo es la tierra de los sueños de los idealistas, que tienen todas las formas de amor y belleza», describen los arquitectos.

Los silos usados en una antigua planta de cemento en las afueras de Nanjing se convierten en una fantástica librería, donde las gigantescas estructuras se revisten de libros que, gracias a los juegos visuales de unos espejos, parecen llegar hasta el infinito.
Los juegos de espejos dan una idea de infinito. Foto CADG

Una temática por silo

Cada silo representa una temática, lo que también se refleja en el diseño. Todos tienen en común la conservación de la fachada de hormigón gris, pero el interior se presenta en un color blanco que simboliza al papel antes de ser tocado por la tinta

Además, indican sus diseñadores, recuerda la pureza de un recién nacido, para dar la idea de la nueva vida de las estructuras.

El silo del arte, por ejemplo, representa el sueño de los artistas para crear nuevos futuros. El de los libros de ilustraciones, o sea la sección infantil, se dirige “a los niños que tienen una vida llena de colores fantásticos”.

Otros silos son el de los viajes y estilo de vida, el de los libros antiguos, el de la literatura, el de las humanidades y las ciencias sociales y el de la poesía.

Los silos usados en una antigua planta de cemento en las afueras de Nanjing se convierten en una fantástica librería, donde las gigantescas estructuras se revisten de libros que, gracias a los juegos visuales de unos espejos, parecen llegar hasta el infinito.
Los silos se encuentran a las afueras de Nanjing. Foto CADG

Como libros flotantes

Los anaqueles son delgadas láminas de tres milímetros, tan finas como un papel, que dan la sensación que los libros están flotando por arte de magia.

Las escaleras de caracol y las luces que caen como cascadas dan un sentido dinámico a las estructuras, que en algunos casos incluso otorgan una sensación de vértigo gracias al uso de espejos.

Los anaqueles son delgadas láminas de tres milímetros, tan finas como un papel, que dan la sensación que los libros están flotando por arte de magia.

Este juego visual lleva a los visitantes a sentir que están inmersos entre los libros y las palabras, como si fuera la Biblioteca de Babel que había soñado Borges.

Los silos usados en una antigua planta de cemento en las afueras de Nanjing se convierten en una fantástica librería, donde las gigantescas estructuras se revisten de libros que, gracias a los juegos visuales de unos espejos, parecen llegar hasta el infinito.
Las escaleras acompañan al diseño dinámico. Foto CADG

En tanto la parte superior de los silos están unificadas por una serie de pasillos, que rodean a una serie de árboles instalados en la parte superior de cada estructura cilíndrica.

a.
Ahora en portada