Brutus: así es el nuevo barrio de los artistas en Róterdam

Tras 120 años de trayectoria industrial, la zona portuaria M4H se reconvierte para alojar un nuevo barrio que aspira a transformar Róterdam en la meca del arte de los Países Bajos

El nombre escogido, Brutus, ya es una declaración de intenciones que afecta tanto a la forma como al contenido del que será el nuevo barrio de artistas en Róterdam. Diseñado por el artista Joep van Lieshout, plantea un modelo de renovación urbana que bebe del brutalismo, una corriente arquitectónica inspirada por el trabajo de Le Corbusier que construyó edificios especialmente entre 1950 y 1970, que eran auténticos laboratorios de experimentación de nuevas soluciones habitacionales.

Persiguiendo ese mismo sueño de comunidad utópica, el nuevo Brutus que, de hecho, recuerda en su diseño a uno de los edificios brutalistas más icónicos, la Torre Velasca de Milán, ofrecerá un nuevo vecindario especialmente diseñado para artistas, con instalaciones culturales como un museo, un depósito de arte y un espacio de exhibición, pero también viviendas y espacios de trabajo asequibles.

Brutus: vecindario de artistas

La antigua zona industrial del puerto de Róterdam acogerá este nuevo desarrollo, a cargo del estudio Atelier Van Lieshout (AVL), que también instalará en la zona su propio laboratorio que, a través de una fachada transparente, permitirá observar en directo la producción artística.

El nombre escogido, Brutus, ya es una declaración de intenciones que afecta tanto a la forma como al contenido del que será el nuevo barrio de artistas en Róterdam. Diseñado por el artista Joep van Lieshout, plantea un modelo de renovación urbana que bebe del brutalismo, una corriente arquitectónica inspirada por el trabajo de Le Corbusier que construyó edificios especialmente entre 1950 y 1970, que eran auténticos laboratorios de experimentación de nuevas soluciones habitacionales.
Distrito portuario que acogerá el nuevo desarrollo.

Con alrededor de más de 10.000 m2, el complejo ocupará un área con 120 años de historia en el corazón de M4H, que durante décadas fue uno de los puertos de fruta más grandes del mundo. De hecho, algunos de sus edificios están protegidos como patrimonio industrial.

Tras la decadencia de la actividad comercial, especialmente a partir de los años 80 del siglo XX, la zona comenzó a atraer a artistas y diseñadores, un proceso de transformación en polo cultural que culmina con este proyecto. Según sus responsables, Brutus rompe con el estereotipo del arte como acelerador de la gentrificación de modo que no expulse automáticamente a los creativos una vez que el barrio esté consolidado.

Vivir y crear en una zona que respira arte

El epicentro del nuevo barrio será un espacio cultural que mide alrededor 7.000 m2 que albergará un museo, espacios de exhibición, un depósito de arte de acceso público, una unidad de educación artística, talleres, estudios y espacios de trabajo y vivienda para artistas.

El nombre escogido, Brutus, ya es una declaración de intenciones que afecta tanto a la forma como al contenido del que será el nuevo barrio de artistas en Róterdam. Diseñado por el artista Joep van Lieshout, plantea un modelo de renovación urbana que bebe del brutalismo, una corriente arquitectónica inspirada por el trabajo de Le Corbusier que construyó edificios especialmente entre 1950 y 1970, que eran auténticos laboratorios de experimentación de nuevas soluciones habitacionales.
Diseño de Brutos. Imagen: Joep van Lieshout y fundación AVL Mundo.

En el exterior, además, estará complementado por un cine al aire libre, un teatro y un jardín de esculturas.

Dentro de este espacio, la zona denominada ‘El laberinto’, ofrecerá 2.250 m2 con instalaciones, esculturas, objetos y máquinas dispersos en una serie de túneles, escaleras, pasillos, nichos y ‘trampas artísticas’, que ofrecen nuevas perspectivas sobre el significado y el impacto de la obra de Atelier van Lieshout.

Brutus estará coronado por tres bloques de apartamentos que alojarán un total de 750 unidades residenciales. Los edificios, de 140, 90 y 55 metros de altura, recuerdan a las obras de arte funcionalistas de Van Lieshout y serán diseñadas por Atelier Van Lieshout en colaboración con el estudio de arquitectura Powerhouse Company.

El nombre escogido, Brutus, ya es una declaración de intenciones que afecta tanto a la forma como al contenido del que será el nuevo barrio de artistas en Róterdam. Diseñado por el artista Joep van Lieshout, plantea un modelo de renovación urbana que bebe del brutalismo, una corriente arquitectónica inspirada por el trabajo de Le Corbusier que construyó edificios especialmente entre 1950 y 1970, que eran auténticos laboratorios de experimentación de nuevas soluciones habitacionales.
Maqueta de Brutus. Imagen: Joep van Lieshout y fundación AVL Mundo.

Expobrutus

Otros 1.350 metros cuadrados serán destinados a ‘ExpoBrutus’, un espacio de exhibición que albergará exposiciones y proyectos personales de artistas de renombre internacional, así como de talentos emergentes.

La atención se centrará en obras a gran escala e instalaciones inmersivas, el tipo de presentación que, según los impulsores de este nuevo barrio, “se ha vuelto menos común en los museos debido a los costes y una programación con aversión al riesgo”. En cambio, “en ExpoBrutus, se invitará a los artistas a sobresalir y exponer a una escala gigante”.

Con una estética que encaja a la perfección en el contexto industrial y crudo del entorno portuario de Róterdam, Brutus alojará también los espacios expositivos de la Fundación AVL Mundo y el gran laboratorio del Atelier Van Lieshout, un salto adelante para Van Lieshout, ya que le permitirá «producir y exhibir su trabajo en un mismo lugar».

El nombre escogido, Brutus, ya es una declaración de intenciones que afecta tanto a la forma como al contenido del que será el nuevo barrio de artistas en Róterdam. Diseñado por el artista Joep van Lieshout, plantea un modelo de renovación urbana que bebe del brutalismo, una corriente arquitectónica inspirada por el trabajo de Le Corbusier que construyó edificios especialmente entre 1950 y 1970, que eran auténticos laboratorios de experimentación de nuevas soluciones habitacionales.
Imagen: Joep van Lieshout y fundación AVL Mundo.

Brutus no es el primer desarrollo surgido de un mecenas industrial en Róterdam; de hecho, la ciudad tiene una larga historia en este sentido, con el Museo Boijmans Van Beuningen, que recibió el legado del industrial y coleccionista neerlandés Däniel George Van Beuningen (1877-1955), como uno de los ejemplos más destacados.

El desarrollo de Brutus está financiado por el artista Joep van Lieshout y RED Company con Redwood Capital Investments y NIBC Investment Partners como socios financieros.

a.
Ahora en portada