San Petersburgo desafía a Dubái: así será el segundo rascacielos más alto del mundo

El rascacielos Lakhta Centre II, con su forma de aguja en espiral y 703 metros de altura, contará con el piso ocupado más elevado del mundo, a 590 metros sobre el suelo

Aunque no llega a vencer al Burj Khalifa de Dubái y sus 828 metros de altura que lo convierten en récord mundial, este nuevo rascacielos en San Petersburgo promete acumular varios hitos arquitectónicos. Con 703 metros de altura será el segundo edificio más alto del mundo pero, a cambio, contará con el piso ocupado más elevado, a 590 metros sobre el suelo, y el mirador más alto de cualquier edificio del planeta.

Diseñado por el estudio con sede en Edimburgo Kettle Collective y con 150 pisos en total, llevará por nombre Lakhta Centre II y viene a complementar al Lakhta Centre I, designado el Mejor Rascacielos del Año en 2020 por los premios Emporis Skyscraper.

Aunque no llega a vencer al Burj Khalifa de Dubái y sus 828 metros de altura que lo convierten en récord mundial, este nuevo rascacielos en San Petersburgo promete acumular varios hitos arquitectónicos. Con 703 metros de altura será el segundo edificio más alto del mundo pero, a cambio, contará con el piso ocupado más elevado, a 590 metros sobre el suelo, y el mirador más alto de cualquier edificio del planeta.
Lakhta Center II se ubicará en San Petersburgo. Imagen: Kettle Collective.

Como su antecesor, una esbelta torre en forma de llama de 462 metros de altura y 87 plantas junto a la que se ubica, el Lakhta Centre II será un desarrollo para el gigante gasístico ruso Gazprom. Completado en octubre de 2018 y diseñado por RMJM, es actualmente el edificio más alto de Rusia.

Una espiral que araña el cielo

Precisamente responsable de la firma RMJM al cargo del diseño del Lakhta Centre I, Tony Kettle, ha sido el encargado de diseñar este nuevo supertall, ahora desde su estudio Kettle Collective.

Como decíamos, quedará más de 100 metros por debajo del Burj Khalifa de Dubái, un diseño de de Skidmore Owings & Merrill (SOM), aunque muy por encima del actual segundo edificio más alto del mundo, la Torre de Shanghai, de 632 m. A cambio le superará en la altura de piso habitado, que en de Dubái se sitúa en 585 metros y en el ruso se elevará a 590, concretamente en su planta 150.

Mientras el Lakhta I se asemeja a una llama ardiendo que se gira y se eleva al cielo, este segundo rascacielos de Gazprom en San Petersburgo adopta una forma helicoidal que asciende envuelta en un exoesqueleto de metal

Respecto a la forma de la estructura, si el Lakhta I se asemeja a una llama ardiendo que se gira y se eleva al cielo –en clara referencia al logo y a la actividad de Gazprom-, esta adopta una forma helicoidal que asciende envuelta en un exoesqueleto de metal.

Aunque no llega a vencer al Burj Khalifa de Dubái y sus 828 metros de altura que lo convierten en récord mundial, este nuevo rascacielos en San Petersburgo promete acumular varios hitos arquitectónicos. Con 703 metros de altura será el segundo edificio más alto del mundo pero, a cambio, contará con el piso ocupado más elevado, a 590 metros sobre el suelo, y el mirador más alto de cualquier edificio del planeta.
El edificio se inspira en la energía. Imagen: Kettle Collective.

Según Tony Kettle, “El diseño es tanto estético como funcional, ya que reducirá considerables fuerzas del viento que impactarán en la estructura, reduciendo a su vez el tamaño de los elementos estructurales requeridos dentro del edificio”.

Inspirado en la energía

“La torre nace de una idea atrevida que se ha inspirado en la energía en todas sus formas”, continúa su diseñador. «La capa exterior del edificio se crea a partir de columnas en espiral que forman una cuadrícula helicoidal orgánica abierta, mientras que la estructura está tallada por una serie de atrios en espiral compartidos con espacios verticales verdes”.

También, asegura el Kettle, marcará el camino a seguir en cuanto a diseño sostenible para proyectos globales de gran altura: “Tendrá el mejor diseño de bajo consumo energético de su clase y una combinación de usos que creará un espacio de atrio vertical con un centro vibrante como el corazón de este nuevo distrito comercial.

Aunque no llega a vencer al Burj Khalifa de Dubái y sus 828 metros de altura que lo convierten en récord mundial, este nuevo rascacielos en San Petersburgo promete acumular varios hitos arquitectónicos. Con 703 metros de altura será el segundo edificio más alto del mundo pero, a cambio, contará con el piso ocupado más elevado, a 590 metros sobre el suelo, y el mirador más alto de cualquier edificio del planeta.
El edificio tendrá el mirador más alto del mundo. Imagen: Kettle Collective.

En este sentido, avanza, incluirá requisitos “esenciales” para la oficina del futuro, entre ellos los espacios que permitan el “vivir, trabajar y disfrutar” necesarios en un centro de negocios del siglo XXI.

Además, incorporará todo tipo de avances de eficiencia energética y sostenibilidad, como ascensores que generan su propia energía.

a.
Ahora en portada