Así renueva Norman Foster una vieja nave industrial en su último proyecto en Madrid

Con diseño de Luis de Landecho y estilo neomudéjar, una antigua nave industrial renace bajo la batuta de Foster + Partners para acoger las oficinas de Acciona en Mendez Álvaro

La Torre Cepsa en Plaza Castilla, el Edificio Axis en Colón y el Salón de Reinos del Museo del Prado, todos ellos en Madrid, tienen algo en común: la firma de Foster + Partners, el estudio del premio Pritzker de arquitectura Norman Foster. En 2022 a esta selecta lista se sumará un nuevo proyecto: las oficinas para Acciona que ya se están construyendo en Méndez Álvaro.

Como en el caso de la recuperación del Salón de Reinos como espacio museográfico y de la rehabilitación de la histórica sede de Barclays en la capital, también aquí se parte de un edificio anterior, en concreto una antigua nave industrial ubicada en la calle Ombú, 6, levantada en 1905 como una planta de gas natural que abastecía de energía a los alrededores (en concreto, la nave de motores de la Sociedad Gasificadora Industrial).

Nuevo edificio Acciona en Méndez Álvaro. Imagen: Foster + Partners.

Diseñado por el arquitecto español Luis de Landecho, el edificio había caído en desuso hasta que Acciona lo adquirió en 2017. Tras la renovación, que busca convertirse en ejemplo sostenible de la reutilización de edificios, la firma dispondrá de más de 10.000 m2 de oficinas. Además, la intervención excederá el propio edificio extendiéndose por una serie de espacios públicos y privados hasta la estación de metro Méndez Álvaro.

115 años de vida

Según el director del estudio Foster + Partners, Nigel Dancey, se trata de un proyecto que ofrece la “rara oportunidad de darle a un magnífico edificio una nueva vida”. El proyecto, ya en marcha, busca “mantener el espíritu original” de la obra, definida por Dancey como un “gran ejemplo del trabajo de Luis de Landecho a principios del siglo XX”. Al tiempo, se creará “un lugar de trabajo flexible y adaptable a las nuevas y emergentes formas de trabajar”.

«Este proyecto ofrece la rara oportunidad de darle a este magnífico edificio una nueva vida»

Nigel Dancey

La nueva propuesta, que desarrolla una visión compartida entre el estudio y Acciona acerca de la sostenibilidad y el compromiso con el medio ambiente, conservará más de 10.000 toneladas de ladrillo, rehabilitando la envoltura del edificio y el altísimo volumen interior. 

Una estructura ligera de madera crea diferentes plantas escalonadas. Imagen: Foster + Partners.

El espacio de trabajo se modelará con la introducción de una serie de plantas escalonadas que crean diferentes terrazas bajo la cubierta original. Hecha de madera procedente de bosques locales que se obtiene de forma sostenible, esta ligera estructura permite obtener espacios flexibles, al tiempo que integra iluminación, ventilación y otros servicios en su interior. 

Gracias a la madera, además, se podrán ahorrar más de 1.000 toneladas de CO2, mientras que el conjunto resultante es reciclable y desmontable. 

«Nuestro diseño tiene como objetivo mantener su espíritu original, al tiempo que crea un lugar de trabajo flexible y adaptable a las nuevas y emergentes formas de trabajar»

Nigel Dancey

Un tragaluz central permite recibir una gran cantidad de luz natural, lo que reduce la necesidad de luz artificial y, por tanto, el consumo de energía. Además, se instalarán placas solares para generar electricidad.

También se crearán zonas de trabajo al aire libre. Imagen: Foster + Partners.

La elección de materiales naturales y reciclados, como la madera, “no solo es sostenible, sino que también contribuye a un entorno biofílico”, apuntan desde Foster + Partners. Se entiende por diseños biofílicos aquellos que evocan elementos naturales y que buscan reconectar al hombre con la naturaleza. Estudios recientes, añaden, han demostrado que “el uso de materiales naturales en los entornos laborales mejora el bienestar y la productividad”.

Trabajar al aire libre

El edificio está ubicado dentro de la Calle 30 de Madrid (M30) y cuenta con acceso directo al transporte público. Además, aprovechando el clima templado de Madrid, que permite el disfrute del exterior durante nueve meses al año, se crearán espacios de trabajo y relax al aire libre, entre los que destaca un nuevo patio con techo ajardinado. 

También se generará un gran parque de 10.000 m2 con 300 árboles y diferentes espacios de trabajo al aire libre, así como áreas para reuniones informales protegidas por un dosel verde de árboles. Las especies que integrarán estos espacios verdes, además de locales, se han seleccionado cuidadosamente para reducir el consumo de agua, que provendrá de fuentes recicladas.

El entorno se intervendrá para crear un gran parque de 10.000 m2. Imagen: Foster + Partners.

a.
Ahora en portada