Así es la fantástica biblioteca china que no tiene un solo ángulo recto

Abierta al mar, con interiores y exteriores en impoluto hormigón blanco y formas sinuosas, la nueva biblioteca de Haikou (China) es el lugar perfecto para perderse entre libros

No exageramos cuando decimos que la arquitectura del futuro mira a China. Un espíritu audaz, el trabajo de los más reputados estudios como Zaha Hadid, Foster+Partners, MAD, Herzog & de Meuron, Ole Scheeren o BIG y, cómo no, mucho dinero para gastar en edificios que dejen huella espolean creaciones que van mucho más allá de los rascacielos (que también).

Bibilioteca Haikou. Foto: MAD Architects.

No exageramos cuando decimos que la arquitectura del futuro mira a China. Un espíritu audaz, el trabajo de los más reputados estudios como Zaha Hadid, Foster+Partners, MAD, Herzog & de Meuron, Ole Scheeren o BIG y, cómo no, mucho dinero para gastar en edificios que dejen huella espolean creaciones que van mucho más allá de los rascacielos (que también).

Óperas, centros culturales, estadios, aeropuertos o acuarios lucen fantásticos diseños que, por supuesto, visten también hermosas librerías y bibliotecas. Entre estas últimas destaca la recién terminada Cloudscape of Haikou, sin duda uno de los edificios más esperados del año.

No exageramos cuando decimos que la arquitectura del futuro mira a China. Un espíritu audaz, el trabajo de los más reputados estudios como Zaha Hadid, Foster+Partners, MAD, Herzog & de Meuron, Ole Scheeren o BIG y, cómo no, mucho dinero para gastar en edificios que dejen huella espolean creaciones que van mucho más allá de los rascacielos (que también).
Cloudscape of Haikou. Foto: CreatAR Images.

10.000 libros y ni un ángulo recto

Ubicada en la ciudad de Haikou, al norte de la isla china de Hainan, la biblioteca se asienta en el paseo marítimo de la que fue durante siglos una importante parada en la Ruta Marítima de la Seda, el tramo marítimo de la histórica ruta comercial que conectaba China, el sudeste asiático, el subcontinente indio, la península arábiga, Somalia, Egipto y Europa.

«La arquitectura, el arte, la humanidad y la naturaleza se encuentran aquí, abriendo un viaje de la imaginación de los visitantes para explorar y apreciar el significado que las diferentes bellezas aportan a sus vidas» 

Ma Yansong

Con el establecimiento de la Zona de Libre Comercio de Hainan, la prosperidad de la zona se disparó y Haikou ha experimentado un floreciente resurgimiento, que las autoridades quieren aprovechar para resaltar la importancia cultural de la ciudad a través de nuevas infraestructuras de uso publico y nuevos hitos arquitectónicos.

No exageramos cuando decimos que la arquitectura del futuro mira a China. Un espíritu audaz, el trabajo de los más reputados estudios como Zaha Hadid, Foster+Partners, MAD, Herzog & de Meuron, Ole Scheeren o BIG y, cómo no, mucho dinero para gastar en edificios que dejen huella espolean creaciones que van mucho más allá de los rascacielos (que también).
El edificio recuerda a una caverna sinuosa. Foto: CreatAR Images.

La gigantesca escultura de 4.397 m2 que es en realidad esta biblioteca es uno de estos proyectos (en total, se construirán 16 nuevos edificios englobados bajo la iniciativa ‘Haikou, Pavilions by the Seaside) en cuyo diseño participan Kengo Kuma, Sou Fujimoto, Anish Kapoor,Thomas Heatherwick, BIG o MVRDV.

Diseñado por MAD Architects, sus formas sinuosas de hormigón blanco brillan recortadas contra el mar de fondo. Sin ángulos rectos, la estructura se ondula en torno a grandes ventanales que enmarcan las vistas del paisaje a su alrededor y que permiten la entrada de luz natural y aire, haciendo confluir interior y exterior en un todo continuo.

En el lado sur se alojan una biblioteca con capacidad para 10.000 libros y un área de lectura, así como otros espacios polivalentes abiertos al público. Al norte, una zona de uso mixto con cafetería, guardería, baños, área de descanso y un jardín en la azotea.

No exageramos cuando decimos que la arquitectura del futuro mira a China. Un espíritu audaz, el trabajo de los más reputados estudios como Zaha Hadid, Foster+Partners, MAD, Herzog & de Meuron, Ole Scheeren o BIG y, cómo no, mucho dinero para gastar en edificios que dejen huella espolean creaciones que van mucho más allá de los rascacielos (que también).
Zona de lectura Cloudscape of Haikou. Foto: CreatAR Images.

Arquitectura y espiritualidad

“Queremos que este edificio sea un espacio urbano que la gente quiera hacer parte de su vida diaria” explica el fundador de MAD, Ma Yansong. “La espiritualidad es el valor central de la arquitectura. Contribuye al ambiente humanista de una ciudad. La arquitectura, el arte, la humanidad y la naturaleza se encuentran aquí, abriendo un viaje de la imaginación de los visitantes para explorar y apreciar el significado que las diferentes bellezas aportan a sus vidas”, añade.

«Queremos que este edificio sea un espacio urbano que la gente quiera hacer parte de su vida diaria»

Ma Yansong

Y compara la experiencia de entrar en la biblioteca Cloudscape con la emoción de abrir un libro por primera vez –ese gusanillo que anticipa una aventura a lo desconocido, esa confortable evasión de la realidad cotidiana–.

No exageramos cuando decimos que la arquitectura del futuro mira a China. Un espíritu audaz, el trabajo de los más reputados estudios como Zaha Hadid, Foster+Partners, MAD, Herzog & de Meuron, Ole Scheeren o BIG y, cómo no, mucho dinero para gastar en edificios que dejen huella espolean creaciones que van mucho más allá de los rascacielos (que también).
La biblioteca se abre al exterior fusionándose con su entorno. Foto: CreatAR Images.

Alejado de la realidad urbana de viviendas y oficinas, esta especie de cueva parece trascender el tiempo y el espacio y ofrece a los usuarios “un campo ingrávido para ser habitado por su imaginación”.

Formas orgánicas

Las formas libres y orgánicas del edificio, realizado íntegramente en hormigón blanco que aquí adopta una forma casi líquida debido a su fluidez y blandura, también permiten la creación de espacios interiores únicos, donde paredes, pisos y techos se fusionan de manera impredecible, y donde los límites entre el interior y el exterior se difuminan.

Sorprenden las aberturas de diferentes tamaños y formas del edificio, que parecen agujeros tallados por la acción del viento o el mar. Frente al mar está precisamente el área de lectura, que se ‘derrama’ como una cascada entre la segunda y la primera planta. En la zona infantil, diferentes lucernarios, huecos y nichos estimulan el deseo de explorar de los niños.

No exageramos cuando decimos que la arquitectura del futuro mira a China. Un espíritu audaz, el trabajo de los más reputados estudios como Zaha Hadid, Foster+Partners, MAD, Herzog & de Meuron, Ole Scheeren o BIG y, cómo no, mucho dinero para gastar en edificios que dejen huella espolean creaciones que van mucho más allá de los rascacielos (que también).
Cloudscape of Haikou. Foto: CreatAR Images.

La propia estructura del edificio da lugar a espacios y plataformas semiexteriores que sirven también como espacios de lectura. Un corredor en voladizo proporciona sombra a estos espacios, contrarrestando el cálido clima local y garantizando temperaturas agradables y, a la vez, ahorrando energía de forma sostenible evitando la refrigeración artificial.

La extraordinaria forma del edificio se consiguió utilizando un encofrado muy preciso cortado por CNC e impreso en 3D. Utilizando modelos digitales se logró esconder cualquier elemento mecánico, eléctrico y de fontanería dentro del hormigón mientras que las estanterías de libros se encajan en vanos en las paredes igualmente sinuosos con muebles en maderas claras realizados a medida.

a.
Ahora en portada