Así es como Notre-Dame resurgirá de las cenizas

Los responsables de la reconstrucción de Notre-Dame se dividen entre mantener el estilo gótico de la estructura dañada o arriesgarse con nuevos diseños

La crisis del coronavirus hizo que el aniversario del incendio de la catedral de Notre-Dame, el pasado 15 de abril, pasara desapercibido. Incluso la pandemia afectó los trabajos de reconstrucción estructural para levantar las bóvedas y poder cerrar las naves caídas.

La crisis del coronavirus hizo que el aniversario del incendio de la catedral de Notre-Dame, el pasado 15 de abril, pasara desapercibido. Incluso la pandemia afectó los trabajos de reconstrucción estructural para levantar las bóvedas y poder cerrar las naves caídas.

La obra, que se está llevando actualmente al ralentí, está semi-paralizada debido a la incompatibilidad de muchas de las condiciones de los trabajos de los operarios con las medidas sanitarias para combatir el coronavirus. 

Las obras de reconstrucción

Hace un mes el arzobispo de París Michel Aupetit anunció a la prensa que las obras de reconstrucción definitiva de la catedral podrían iniciarse en enero de 2021, una vez que se terminase de consolidar el edificio.

AND 1

Infografía: Jordi Català.

La financiación económica parece asegurada: la conmoción producida por la gravedad del siniestro llevó a empresas, grandes mecenas y cientos de miles de ciudadanos privados a prometer más de 900 millones de euros  para su reconstrucción.

El arzobispo de París anunció que las obras de reconstrucción definitiva de la catedral podrían iniciarse en enero de 2021

Entre las tendencias están los partidarios de reconstruir de manera idéntica la aguja diseñada Viollet-le-Duc en el siglo XIX y quienes prefieren aprovechar la posibilidad para «imprimir un gesto arquitectónico contemporáneo», como defiende el presidente Emmanuel Macron.

[Para leer más: Siete secretos de París que nadie te había revelado]

Philippe Villeneuve, quien era arquitecto responsable de las obras,  prefiere una reconstrucción que fuera fiel a la catedral original, algo así como lo que pasó con La Fenice de Venecia o el Liceu de Barcelona; lo que permitiría cumplir con los plazos calculados. El presupuesto ya es otra cosa.

AND2

Infografía: Jordi Català.

Entre continuar la línea y crear nuevas formas

Las principales propuestas realizadas hasta el presente se pueden dividir en dos bloques: el más discreto propone cambiar o aportar materiales pero no el aspecto anterior. Su plan es trabajar con madera, cristales y un tipo de iluminación que respeten la aguja y la silueta global.

La otra propuesta pasa por aprovechar el vacío para reconvertir la aguja y la cubierta en nuevas formas arquitectónicas con metáforas estéticas y programas metafísicos trasladados a las formas, materiales, colores e iluminación.

AND 3

Infografía: Jordi Català.

Uno de los proyectos con mejor respaldo

Un estudio belga de realizaciones arquitectónicas en 3D, Miysis Studio, forma parte de la primera corriente y propone combinar la reconstrucción de la aguja de Notre-Dame apoyada en un moderno techo acristalado para «encontrar el equilibrio adecuado entre la historia y el futuro» de la catedral. 

Una de las propuestas propone equilibrar la arquitectura gótica con el futuro de la catedral

Esta es hasta el momento, una de las propuestas favoritas a nivel popular. Es elegante, respeta la historia y las formas, crea un espacio nuevo de visita para Notre-Dame y París, es un diseño ecológico y su iluminación nocturna mantiene en todo momento el recuerdo de lo que pudo haberse perdido definitivamente. 

AND 4

Infografía: Jordi Català.

Denis Stevens, CEO de Miysis Studio explicó: «proponemos reconstruir la aguja original mientras construimos un nuevo techo de vidrio». «También queríamos mezclar madera tradicional y nuevos materiales para encontrar el equilibrio adecuado entre la historia y el futuro», agregó.

[Para leer más: París convoca a la reconstrucción de Notre-Dame]

Este estudio creó unas imágenes para internet que proporcionan una idea de cómo la catedral, que fue devastada por el fuego, podría ser reconstruida utilizando elementos tradicionales y modernos.

Propone recuperar la aguja como una réplica de la que se perdió, mientras que el techo original del siglo XIII se reemplazaría con una estructura moderna construida con una esbelta y elegante estructura de madera y acero. 

AND 5

Infografía: Jordi Català.

El espacio cubierto de vidrio, que reemplazaría la estructura de madera conocida como el Bosque, se convertiría en un jardín para los visitantes.

Las llamas que casi acaban con un tesoro del mundo

En 15 horas una parte importante de la historia de la cultura universal quedó reducida a cenizas, una joya del arte gótico y corazón espiritual de Francia, monumento clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El edificio, levantado a lo largo de más de dos siglos, desde 1163 hasta mediados del siglo XIV, nunca ha dejado de ser objeto de añadidos, restauraciones y reformas.

Las llamas devoraron el tejado, la famosa aguja de Viollet-Le-Duc, (que afortunadamente estaba desprovista del conjunto escultórico de plomo que montaba guardia a su alrededor) y parte de las bóvedas. Además causaron tres inmensos orificios. 

5 Foto Miysis 3D Studio

Una cúpula neo gótica bajo una estructura moderna. Foto: Miysis 3D Studio

Los expertos piden cautela

La misma noche del incendio, el presidente Emmanuel Macron se comprometió a reconstruir Notre-Dame antes de los Juegos Olímpicos del 2024.

[Para leer más: ¿El incendio de Notre-Dame podría suceder en las iglesias españolas?]

Pero antes era preciso establecer la importancia de los daños estructurales causados por el incendio.

Se trataba de esperar para la reconstrucción de los daños directos como las bóvedas, la cubierta y la aguja a que hubiera un detallado diagnóstico de cómo el fuego había afectado a los materiales y a las estructuras del edificio, que aparentemente parecen más sólidas: muros rosetones, contrafuertes, pilares, nervaduras, arbotantes y sillares de piedra y su compleja composición físico-química.

Macron se comprometió a reconstruir Notre-Dame antes de los Juegos Olímpicos del 2024.

Precisamente por esta razón, más de 1.000 expertos en arquitectura escribieron una carta abierta al presidente de Francia pidiéndole que no apurase un proceso, que los conservacionistas (reproducción lo más parecida posible) creen que podría ocupar como mínimo una década.


La evolución de París y Notre-Dame en los siglos. Fuente: Dassault Systèmes

La ciencia tiene la palabra

Expertos de diferentes especialidades crearon tan solo un día después del siniestro la asociación Científicos de Notre-Dame, dedicada al asesoramiento en los trabajos de restauración y a la investigación sobre los escombros.

Ellos diseñaron un programa con cuatro áreas de investigación: la primera, centrada en el análisis de los materiales orgánicos con los que se construyó el templo, como los tipos y orígenes de los árboles que dieron la madera para el bosque estructural del tejado.

Una asociación de científicos elaboraron una hoja de ruta con cuatro líneas de investigación para coordinar la reconstrucción

La segunda, en el diseño de una copia digital de la catedral; la tercera, en evaluar la afectación de los materiales, infraestructuras e instalaciones, tales como la piedra, los metales, el plomo y el cristal de las vidrieras que sobrevivieron; y la última, crear un dossier antropológico y sociológico que indague el volumen y el impacto emocional colectivo a causa del siniestro. 

4 Foto Miysis 3D Studio

París quiere recuperar a su catedral antes de los Juegos Olímpicos. Foto: Miysis 3D Studio

Los proyectos científicos en la catedral de Notre-Dame, están dirigidos por el Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia (CNRS), y cuentan durante cerca de seis años con más de 100 investigadores de 25 empresas y laboratorios distintos. 

“Este incendio abrió nuevas vías de investigación, que permiten el acceso a materiales antes imposible», explicó Martine Regert, una de las científicas que participa en estos estudios. «Este evento abre las puertas a unos 40 años de investigaciones», comentó a la revista ‘Science’ Thierry Zimmer, subdirector del Laboratorio de Investigación de Monumentos Históricos (LRMH).

a.
Ahora en portada