Ya puedes pasar la noche en un A319 que no despegará nunca

El fuselaje de un A319 de Etihad Airways fue reconvertido en un práctico alojamiento, instalado en medio de la campiña galesa

En medio de las colinas de Pembrokeshire, en Gales, lo último que uno se espera encontrar es un A319 rodeado de arbustos y setos.

Pero allí está el fuselaje de un antiguo Airbus reconvertido en un alojamiento para disfrutar de la naturaleza.

Dormir en un antiguo A319

Este A319, comprado por PrivatAir en 2003 y que desde 2008 a 2017 perteneció por a Etihad Airways, fue adquirido por Apple Camping para ser reconvertido en una opción de glamping para los amantes de la aeronáutica.

La austera decoración tiene pocas señas con el mundo de la aviación. Foto: Apple Camping
La austera decoración tiene pocas señas con el mundo de la aviación. Foto: Apple Camping

En realidad no está todo el avión, solo el fuselaje, que todavía conserva los colores originales de la aerolínea del Golfo Pérsico.

La decoración tiene poco que ver con un avión, pero el fuselaje conserva los maleteros superiores, una cómoda opción para guardar el equipaje

En su interior la decoración no tiene mucho que ver con un avión: hay dos camas individuales, un sofá y un televisor.

Algunos detalles quedan

Un par de detalles interesantes: los controles que suelen usar los tripulantes fueron reconvertidos en conectores para encender y apagar la luz.

Otro es que se mantuvieron los maleteros, una cómoda opción para dejar el equipaje.

El 'galley' fue reconvertido en una cocina básica. Foto: Apple Camping
El ‘galley’ fue reconvertido en una cocina básica. Foto: Apple Camping

El galley de la parte delantera se reconvirtió en una práctica cocina. No es de grandes pretensiones, pero cabe recordar que este es un alojamiento para los amantes del camping, no un hotel de categoría.

La terraza del A319

Un sector del fuselaje fue cortado y reconvertido en un cómodo espacio con almohadones y mesas bajas para leer bajo los árboles o tomar una copa.

Asimismo, en la parte trasera de la sección más grande se encuentra una terraza con un juego de jardín, para disfrutar del aire libre.

Los controles de la cabina se usan para encender y apagar las luces. Foto: Apple Camping
Los controles de la cabina se usan para encender y apagar las luces. Foto: Apple Camping

Por 340 euros, se puede alquilar este recuerdo del A319 por un fin de semana.

Alojamientos fuera de lo común

Apple Camping tiene otras opciones de alojamiento poco convencionales.

Quien busque una experiencia más cercana con la aviación puede alquilar el Jet Star, un avión corporativo que podía llevar a nueve pasajeros.

También se puede dormir en un antiguo Jet Star. Foto: Apple Camping
También se puede dormir en un antiguo Jet Star. Foto: Apple Camping

Una sección fue adosada a la parte trasera para crear una habitación con cama doble, mientras que el fuselaje conserva algunos de los asientos, aún con su estética de los años ’70. Allí también se encuentra una cama simple.

A diferencia del A319, aquí sí que uno puede entrar en la cabina y jugar con los mandos. Pero para quitarse el mono de volar, este Jet Star tiene una plataforma con videojuegos de simuladores de vuelo, como corresponde.

En las instalaciones de Pembrokeshire hay otros alojamientos, entre uno con forma de platillo volador, y varios domos, yurtas (tiendas originarias de Asia Central) y cabañas. Unas opciones que dan un toque divertido al glamping.

a.
Ahora en portada