Fin del conflicto: Iberia y British vuelven a anunciarse en eDreams

Tras llegar a un acuerdo, y tras una crisis que llevó a la suspensión de la cotización de la web de viajes, el precio total del billete, incluidos los cargos al cliente, se mostrarán desde el inicio del proceso de reserva

La crisis de eDreams que la llevó a derrumbarse en bolsa después de que British Airways e Iberia decidiesen dejar de vender billetes en su web ha durado menos de 48 horas. Ambas compañías han restablecido este sábado su oferta después de las medidas adoptadas por Odigeo.

British e Iberia vuelven a estar presentes en la web española de eDreams y en la francesa de Opodo. La decisión de sacar sus billetes de estas plataformas se tomó tras fracasar las negociaciones para que dichas webs fuesen más transparentes en cuanto las tarifas que ofrecen a los consumidores.

Tarifas

Ahora, llegado a un acuerdo, las aerolíneas han asegurado que el precio total del billete, incluidos los cargos obligatorios para el cliente «se muestran desde el inicio del proceso de reserva». «Todos los vuelos de Iberia y British Airways vuelven a estar disponibles para su venta en dichas páginas webs», afirman.

Las compañías han matizado que repondrán sus tarifas cuando Odigeo confirme que estas páginas también cumplen «con la regulación europea de protección del consumidor».

Crisis de 48 horas

De esta forma, se pone fin, por lo menos de momento a una crisis que llevó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) a suspender cautelarmente, con efectos inmediatos, la negociación de las acciones de eDreams Odigeo por «concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones», sobre el valor.

Los títulos de la agencia de viajes on line se desplomaron un 59,08%, hasta los 1,023 euros.

a.
Ahora en portada

Penélope, en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Foto Jero Morales EFE.

La sopa boba

La cultura trata de recuperarse del shock vírico mientras combate con el arraigado prejuicio de que los artistas viven -cómodamente- de subvenciones