En España 50.000 bares bajan la persiana con la crisis

Al cierre de 2012 la producción del sector de la hostelería ha caído el 1,5%

La cultura española está muy ligada a los bares. Por ello, cada 235 habitantes hay un establecimiento en el que poder reunirse, tomar algo y disfrutar de un ambiente más distendido. Sin embargo, la crisis ha calado hondo en este sector y desde el inicio de la crisis, en 2008, más de 50.000 bares han bajado la persiana.

Esta cifra supone una cuarta parte de los espacios que hay actualmente abiertos –197.391–, con una facturación al cierre de 2012 de 51.363 millones de euros.

Este negocio supone el 43% del conjunto del sector de la hostelería. “A pesar de la crisis, el negocio continúa demostrando que es clave para el impulso económico del país”, apuntan fuentes de la Federación España de Hostelería.

Más de un millón de puestos de trabajo

La restauración integra, además de los bares, los restaurantes, cafeterías y hoteles. Según un estudio que ha realizado la Federación, los ingresos de todo el sector rozan los 120.000 millones de euros y emplean a 1,3 millones de personas. Representa el 6% del PIB.

Sólo en el grupo de restaurantes y puestos de comida se han contabilizado 73.23 locales en 2012 en España. Mientras, los hoteles –que representan el 14% de la producción de la hostelería– facturan 17.110 millones de euros entre los cerca de 17.000 establecimientos.

No obstante, a la proliferación de este tipo de establecimientos se le ha sumado el descenso de la producción global. “En el año 2012 se estima que fue del 1,5%. Pero en términos reales, se ha producido una caída cercana al 2,5% que comparado con el descenso de la economía, que fue del 1,7%, muestra un perfil más recesivo que el del conjunto de la economía”, concluye el estudio realizado por la Federación.

a.
Ahora en portada

Penélope, en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Foto Jero Morales EFE.

La sopa boba

La cultura trata de recuperarse del shock vírico mientras combate con el arraigado prejuicio de que los artistas viven -cómodamente- de subvenciones